Revista El Muro

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

@mauromoreno83

El pasado 2 de octubre se llevó a cabo el evento 24-0, en el cual se conmemoraba el día internacional de la no violencia intentando que durante 24 horas no hubiese muertes violentas en el país. Pasó de ser un concierto en Bogotá a un evento internacional en tan solo un año. La idea principal es muy sencilla, pero tiene un gran mérito: durante 24 horas, muchos artistas y un público nutrido (al menos, nutrido para un evento celebrado en muchos lugares durante la madrugada de un miércoles) se reunieron para decir muy claro una sola cosa: Yo cuido la vida.

El creador de esta iniciativa es el músico César López, conocido también por ser el líder de los “Invisibles Invencibles” y el padre de la “Escopetarra”. Todo nació cuando César se preguntó: “¿Qué pasaría si durante 24 horas no muriera nadie?”. Esto lo llevó a plantear un experimento social en el que se cuestiona y se invita a reflexionar sobre la violencia y nuestra parte de responsabilidad en ella. Lograr un 24-0 es tomar la decisión de autorregularnos, de no disparar, no manejar borrachos… no es sólo que nadie muera ni nadie mate durante 24 horas, no es sólo que el fuego de la guerra cese entre el 2 y el 3 de octubre, sino que todos nos autorregulemos, que empecemos a tener la sensación de paz y seguridad, que replanteemos creencias erróneas de nuestra cultura, creencias como que los colombianos somos por naturaleza violentos, o que toda la violencia del país está exclusivamente en el conflicto (que a propósito, sólo pone el 7% del drama del país). El disparo es sólo el final de una cadena de eventos, lo que se busca es eliminar las causas por medio de la reflexión y el arte.

todabala

En escena, Toda bala es perdida, proyecto musical de César López.

Fuente: Archivo

Lo que se busca es que reflexionemos acerca de nuestra cuota de responsabilidad en la violencia. Por ejemplo, los padres y educadores pueden cuestionarse: “¿qué tipo de hombres y mujeres estamos educando?”, especialmente en un país donde la mayoría de las muertes violentas tienen a hombres como víctimas o victimarios. O los empresarios se pueden preguntar: “¿Doy condiciones laborales justas que no arrinconen económicamente a las familias?”. Y las respuestas llevarán a ver que también somos partícipes de la violencia que a veces se ve lejana.  Aunque los diálogos de paz se avecinen, cesar el conflicto no traerá paz y armonía al país; incluso, debemos estar preparados para ver que las cosas no mejoran con la firma de la paz. Pero estos diálogos tienen una ventaja pedagógica: todos podemos seguir el ejemplo y entender que conflictos tan profundos como este pueden solucionarse por medios pacíficos. Es a todos nosotros que nos habla 24-0, a todos los que creemos que no tenemos nada que ver, pero generamos “pequeñas” violencias (aunque tal vez no haya violencia pequeña) que se heredan de nuestra cultura por medio de la transmisión de ideas erróneas como el machismo, de maltratos físicos y verbales, de tratos inequitativos… de la violencia nuestra de cada día.

Hoy en día, 24-0 busca generar paz por medio del arte. La razón sabe que matar está mal, que tiene implicaciones jurídicas… pero es que son las emociones negativas las que llevan a hacerlo, por eso 24-0 busca dialogar con las emociones de las personas, y es el arte la herramienta que permite ese diálogo. Por eso, este año se escucharon diversas manifestaciones artísticas en cada uno de los lugares en los que se celebró 24-0: desde los que nos escribimos en los nudillos “24-0” o apoyamos por redes sociales la iniciativa, hasta quienes cantaron, pintaron o dirigieron cualquier tipo de iniciativa creativa (¡Nuestros amigos de Rio Abajo y Conector participaron!). Cada ciudad tenía la libertad de enfocar la actividad como quisiera según sus posibilidades y necesidades, teniendo como ejes la no-violencia y el arte. Así, ese día se dio la combinación de muchas formas de arte para decir al unísono “yo cuido la vida”.

enepei

En escena, EnePeI.

Fuente: Archivo

La experiencia fue muy positiva. Más allá de la afluencia de artistas y público, de que tocaran artistas famosos o que están apenas labrando su camino, se logró dar visibilidad a un problema. Ese día, el número de muertes violentas bajó de las 79 del promedio a 28 (¡63%!). Aunque no son el 0, es una importante reducción, pero es inocente suponer que es gracias a 24-0, o que es un fracaso. Lo que se logró fue dar visibilidad a una cifra que hubiese pasado desapercibida y decirnos a todos que si vale la pena soñar con una Colombia en paz, y que todos tenemos que trabajar por ella, aceptarnos y tolerarnos unos a los otros en base a unos mínimos. Vale la pena soñar y luchar por la paz de Colombia, porque el inteligente no es el escéptico, sino el que sueña con la paz y trabaja por ella. Por eso, 24-0 seguirá hasta que se logre la meta, y sólo terminará el día en que ningún colombiano o colombiana sueñe con alcanzarla.

El arte también puede y debe poner su parte porque es inevitable estar en Colombia y no involucrarse con la búsqueda de la paz, todos debemos poner también un granito de arena. La indiferencia es como estar en una cocina que está incendiándose y pretender preparar el desayuno sin intentar apagarla, especialmente los artistas, quienes tienen un gran poder para hablar a las emociones y ayudar a apagar ese fuego. Pero todos podemos ser responsables, informarnos con todas las visiones y entender más allá de los datos para llegar a la historia humana tras ellos que pide a gritos ser escuchada. En Colombia hay una oportunidad para construir paz en cada esquina, una necesidad o una historia que permite contribuir a quien quiera hacerlo. Así, construimos entre todos la paz. Y cada granito de arena que sientes que pones, es en realidad un ladrillo.

Para conocer más sobre 24-0 visita:

Página Web: www.24-0.org

Facebook: https://www.facebook.com/24.0.org?fref=ts

Twitter @24_0

Sobre César López:

Página Web: http://www.cesarlopezmusica.com/

Facebook: https://www.facebook.com/pages/C%C3%A9sar-L%C3%B3pez/158030407576013

Twitter: @cesarlopezmusic

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario