Revista El Muro

Te presentamos “A orillas del magdalena”, el más reciente trabajo de la agrupación bogotana Rio Abajo

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Personalmente, guardo un cariño público y evidente por Rio Abajo. Quienes siguen esta página hace 5 años, saben que fue la primera agrupación que presentamos, además de haber compartido aulas y cervezas con algunos de ellos desde los tiempos en que las velitas de la torta del cumpleaños no aportaban casi nada al calentamiento global. Por eso, me alegró mucho ver que tras el repentino éxito de su tema “Los tres huevitos”, que los catapultó a la fama hace 2 años, recientemente lanzaron un nuevo trabajo discográfico llamado “A orillas del Magdalena” tras un largo silencio.

“Orillas” es un EP que consta de 5 temas con una duración total de 17:46 minutos. “Orillas” fue grabado en estudios caseros propiedad de la agrupación y producido por Río Abajo y Juan Carlos Urrea, mezclado por Urrea y masterizado en Altar Audio. Sería su segundo trabajo, si contamos con “Corriente alterna”, un Demo lanzado hacia 2014. Rio abajo son Diego Duque (voz y cuatro) Iván Darío Muñoz (bajo), Andrés Rengifo (guitarra), Juan Carlos Urrea (guitarra y voz) y Leandro Duque (batería y percusión).

El trabajo abre con una nueva versión de “La Arepa”, una de las canciones más antiguas de la agrupación, en la que se hicieron nuevos arreglos particularmente en la guitarra, en la que hablan, variando entre la legalidad y la ilegalidad, de no dar papaya, de esos “negocitos” que se dañan para cerrar con un buen pogo.

El trabajo sigue con “Tina”, un tema bien interesante en el que vuelven a sus percusiones y ritmos con fuerte tendencia hacia los sonidos tropicales sin abandonar su sonido decididamente rockero. Tina habla del desplazamiento, la guerra y la llegada de la pobreza a la ciudad, en últimas, de la obligación de vivir una nueva vida que no se quiere del todo y la que se le intenta ver lo positivo desde el punto de vista de una vítcima del desplazamiento que sin dejar del todo sus costumbres, ya se acomodó a su nuevo espacio. Un mensaje poderoso, una cachetada de realidad en un disco que empezó con tomadera de pelo.

La tercera pista lleva el mismo nombre del Ep. Un melancólico blues con un duro contenido: música sobre la muerte, sobre los cadáveres y las fosas comunes, todos esos desaparecidos que dejó y sigue dejando el conflicto armado que ha aquejado al país desde hace tanto tiempo. Un tema con unas guitarras poderosas, unos bajos profundos que contrastan con la voz de Duque dándole espacio para la potente denuncia que hacen sus letras.

ES-MAD, la cuarta canción, nace de un juego de palabras entre el acrónimo de Escuadrón Móvil Antidisturbios y el término “Mad”, loco en Inglés. Es-Mad habla de la locura, la sensación de poder que invade a algunos de estos oficiales de policía de este grupo. Tal vez sea el tema más denso y rockero del trabajo, sin por ello dejar el de lado cierto ritmito medio champetudo en los coros. Hay que añadir que la voz en este tema no es la de Duque sino la de Urrea (si no me equivoco).

El EP cierra con “Batalla Naval”, la única canción no política del trabajo y la vieja y conocida canción gocetas sabrosona de la banda. Una canción que evoca a El General, el que nos puso a todos a moverlo en los 90 y que, valga la anécdota, es originario de un barrio llamado “Rio Abajo”. Batalla naval es una canción que sea para bailar o reírse de las barbaridades que dice, no pasa desapercibida.

EL EP me gustó bastante. El trabajo de producción y grabación es, ciertamente, mucho mejor que el de su anterior trabajo, algo entendible si se tiene en cuenta que era un demo al que sorprendió el repentino éxito. Me ha costado acostumbrarme a los cambios y arreglos en los temas viejos, pero no por ello dejan de ser interesantes y de darle un matiz distinto a las canciones que sus seguidores ya conocen. Así mismo, es bien interesante que a pesar de su relativa juventud ya se sienta en ellos un sello particular en el trabajo de guitarra, bajo y particularmente de batería y voz. Es muy bueno, además, que se de cabida a la voz de Urrea y creo que podrían dar un poco más de espacio al trabajo a este cantante y e incluso hacer una suerte de duo con Duque, sería algo bien interesante de escuchar. Sin duda, un EP que muestra evolución y madurez mucho más allá del trabajo de arreglos, sino que deja ver cómo la agrupación va adquiriendo una identidad muy propia.

Rio Abajo es una agrupación que hasta donde los ha traído el rio, los ha hecho pasar por buenos puertos. Los contenidos del EP, decididamente políticos, sin embargo, resultan algo complicados: Rio Abajo es más, y eso lo sabemos quienes asistimos a sus conciertos. No incluir más que un tema de contenido no político puede dar una impresión errónea de lo que es el grupo. Recuerdo dos temas en particular, cuyos nombres no recuerdo, con letras increíblemente románticas y muy buena musicalización que no pasaron a este trabajo. A menos, claro, que hayan decidido politizar sus temas por completo, algo que no me gusta del todo porque todo el mundo tiene su corazoncito y el amorsh es dindo. Ya en serio, era una faceta del grupo con mucho potencial que espero siga, pero no está en el EP. Algo similar pasa con el humor de sus letras, aunque en menor medida.Aunque claro, el carácter del EP parece estar determinado desde su mismo título.

Pero más allá de mis nostálgicas chocheras, este es un trabajo que definitivamente vale la pena tener. Por ahora, no hay edición física aunque según Leandro Duque, el baterista, no se descarta que lleguen a tenerla. Personalmente, soy de los que extrañaron a Rio Abajo que, aunque no sea la agrupación más virtuosa, tiene gran calidad técnica y bastante armonía entre sus miembros. Ya más maduros en lo musical y definidos en la línea de sus canciones, es una agrupación que puede crecer y ojalá lo haga, pues es un discurso necesario y un sabor que la música colombiana merece.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario