Revista El Muro

 

Por: Eso le Digo

Cuando tenía  13 años me dio por hacerle caso a mi hermano y aplicarme crema para peinar en la cara (Según él, para oler bien). Después de hacerlo noté que algunas  erupciones estaban apareciendo en mis mejillas y en 5 días pasé de ser un lolito con piel de durazno a ser un adolescente con piel de guanábana (También olía a guanábana).

 

Cuando uno tiene acné se comporta igual que un adicto, uno no admite que tiene la condición, ni mucho menos que uno es un homenaje a los “Corn flakes”, o que se pellizca los granos. Yo me hacía en los rincones a pellizcarse la cara, lo peor era cuando me preguntaban que si me había molestado; con la cara roja y con una nueva cicatriz les decía que no.

 

Incluso me molestaba que me preguntaran por o señalaran mi defecto, así que siempre  les decía que me había picado un cucarrón mierdero en un viaje relámpago a Girardot. En el colegio eran típicas las conversaciones de este tipo:

 

-Ole, le salió tremendo barro en la cara.

-No es un barro, es que me pico un zancudo de tierra caliente.

-Pero estaba “picho” ese zancudo.

-No, lo que pase es que me rasque y se me irritó.

 

 

 

Por eso uno cree que es mejor negarlo, negárselo al mundo, negárselo uno mismo. Si le preguntan qué tiene, uno dice que nada, diga que nunca se había sentido más pleno y seguro con su imagen, así llegue en la noche a revolcarse en la cama y preguntarle a Dios por qué lo ha castigado. Está demostrado que el 90% de la población mundial tiene o ha tenido episodios de acné, por lo tanto, Dios nos ha castigado casi a todos, no se sienta tan especial.

 

Lo difícil de toda adicción es la reincidencia, de la misma manera que en las drogas el adicto dice que no vuelve a consumir, la persona que tiene acné dice que en la vida se vuelve a espichar un grano. Es que son tan adictivos… uno sabe si se espicha le va a  quedar una marca, que no le va a salir nada, que le va a doler, que le va hacer daño, pero  con todo y prevenciones usted se arma de una camiseta vieja, a dos manos y con todas las fuerzas intenta destirparse medio cachete delante de un espejo para ver como se le deforma la cara, mientras ve desfilar un par de lágrimas que se le escapan del ojo derecho y madrea mentalmente.

 

Alguna vez me dejé guiar por los productos que promocionaban en la televisión para quitar de manera rápida el acné, entonces me fui al supermercado más cercano, me pare en la góndola, tomé un tarro transparente que decía “clean and clear”, y lo eché en una canastilla verde. Me sentí tan afeminado… sentía que aparte de tener acné, ahora era una loca con acné. Para disimular agregué a la canastilla una libra de harina, me acerqué a la caja registradora, penoso, rojo de la vergüenza. La cajera me preguntó que si tenía tarjeta puntos y de manera agresiva le respondí: “No, y el clean and clear no es para mí, es para mi hermana”.

 

Algún día voy a aceptar que tengo acné, y si no lo hago, ojalá alguien invente una sociedad sin ánimo de lucro que me ayude a mí y a usted, mi querido “Corn Flakes”, a mejorar la credibilidad, a pensar que un barro no es una limitación física, así  salga en la punta de la nariz (esos son los que más duelen). Pero tenemos salvación, hay que dejar de pellizcarnos, vea que está mal, hágalo por su mamá, hágalo por su novia (si tiene)

 

Si alguna vez llega a existir, me gustaría que esa ONG se llamara “acné-nimos”, una sociedad en donde los afectados compartan sus problemas y sus soluciones:

      Hola, soy Pepito y tengo acné desde los 14 años después de que le hice caso a mi hermano de aplicarme crema para peinar en la cara.

      Gracias, Pepito. Usted, el de la esquina.

      Hola amigos, soy Nachito y llevo seis meses sin pellizcarme la cara.

      Muy bien, todos, un aplauso para Nachito.

      Ahora usted, el que tiene la mano levantada.

      Hola, mi nombre es Checho y me da pena aceptar que uso clean and clear.

 

 Imágenes de introducción: Checho Leguizamón

 Imagen central tomoada bajo licencia creative commons de http://ibstreatmentcenter.com/wp-content/uploads/blogger/-owtjbGN7dH0/Td_Jn5pdxqI/AAAAAAAABZg/n78TXqCHv6c/s1600/16-cartoons2.jpg

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario