Revista El Muro

 

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

@mauromoreno83

 

Recientemente asistí al lanzamiento del álbum “Agua”, el debut de Lola Clap. Pues bien, no iba a ser tan maloso de no compartir con ustedes un poco sobre este excelente álbum de una de las bandas que crece rápidamente en la escena underground bogotana. En líneas generales, el primer trabajo del quinteto capitalino es muy bueno. Lola Clap son Camila Angel (Voz), Javier Valencia (Guitarra), Miguel Berdugo (Guitarra), Daniel Martínez (Bajo) y Camilo Martínez (Batería) y el disco se grabó en Epia Estudios bajo la producción de César Gomez, Stefano Pizzala (quien además es el ingeniero de mezcla) y Lola Clap. La masterización fue hecha por Javier Bonivento en Bonigua Mastering.

En sus características físicas, el disco viene con un librillo de diseño muy sobrio y sencillo, pero suficiente: ni sobra ni falta información o contenido relevante para el público, además de añadir ilustraciones muy bonitas y de excelente calidad creadas por la banda. Además, contiene las letras, lo cual resulta importante para los oyentes menos versados en el inglés, idioma en el que vienen varios de los cortes (que por demás, no es el inglés altiplánico en el que cantan muchas bandas de la escena, sino que la pronunciación es muy buena).

Para quienes no los conocen, Lola Clap hace un Rock Pop muy interesante, que denota un buen conocimiento musical y que sin salirse demasiado de los cánones, resulta refrescante en la escena. Son 6 temas en inglés y español que realmente no desentonarían en una emisora juvenil mainstream: sonidos pegajosos, instrumentación muy bien pensada e interpretada y una voz femenina muy potente. En cuanto a temáticas, hablan sobre todo de la vida emocional, sin que las letras sean obvias o se conviertan en una referencia rosadita inmediata y de salida fácil. En resumen: Los Lola CLap hacen muy bien su tarea cuando se sientan a componer.

El álbum está compuesto por seis cortes. El tono es más o menos continuo: es alegre, pero no lo suficiente para ser brincón. Es rápido, pero no demasiado. “Riendo en silencio” es la pista encargada de establecer ese ritmo. Luego, viene la más comercial “Agua” con sus guitarras que imponen un buen ritmo a la canción que impide que la melancolía de la letra la convierta en una canción triste.  Tras eso, vienen sus ya conocidos singles “Más amor” y “Z-Love” y el disco cierra con la más melancólicas y suaves, aunque pegajosas, “Go!” Y “Change”.

A pesar de ser un excelente álbum, hay dos cosas que me dejan un sinsabor: la primera, es que aunque sea un gran trabajo y la grabación sea en líneas generales muy buena, el sonido de su primer sencillo (Más amor) deja mucho que desear y realmente desentona con la calidad de las demás pistas. Por otra parte, es un álbum sumamente corto y lo deja a uno pensando si tal vez hubiese valido la pena esperar un poco más a aumentar el repertorio explorando más emociones que las ya contenidas: en efecto, es un disco de 21 minutos y con apenas 6 cortes, y no queda muy claro por qué clasificaría como álbum y no como EP. Siendo sincero, esto viene porque quedé, como se dice por ahí,  “vestido y alborotado”, con ganas de más, de seguir escuchando esta excelente banda, pero es muy poco el tiempo de reproducción.

Es un álbum que vale la pena escuchar y comprar, por una parte, para apoyar a esta excelente banda en su trabajo. Aunque por supuesto hay camino por recorrer y (afortunadamente) están lejos de la madurez musical, tienen a su favor esa energía casi que adolescente y ese gran poder se transmiten en cada tema que -sin ser pretensioso- logra envolver al oyente y ponerlo a corear  las canciones que inevitablemente se quedan en la cabeza. Es un muy buen primer trabajo, que además augura un gran futuro para esta banda.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

una opinión¿quieres decir algo al respecto?

Deja un comentario