Revista El Muro

 

Aunque a los conspiranóicos les gusta la idea de que los seres humanos no fuésemos autores de las pirámides, los que creemos que la humanidad puede hacer obras como esa con una manito en la cintura (bueno, no literalmente con una manita en la cintura) esperábamos una explicación menos fantasiosa. Y un dibujo en la tumba de Djehutihotep dio la clave para ese descubrimiento: mojar la arena.

Los científicos ya sabían que los bloques fueron transportados con leños cilíndricos, pero estos se hunden en la arena y son difíciles de transportar. Unos científicos de la Universidad de Amsterdam estudiaron el problema y vieron que el agua une los granos de arena, algo como lo que pasa con los catillos de arena, creando superficies más duras y uniformes, tal como explicó el físico Dr. Daniel Bonn a The Huffington Post. Con eso en mente, diseñaron un sistema en el que empujaban un peso sobre arena mediante cilindros,  una vez con arena seca y otra húmeda, encontrando que se desplaza con mucho menor esfuerzo por la arena mojada.

Tal vez las pirámides aún sigan estando rodeadas de misterio, pero este descubrimiento disminuye los índices de ignorancia un poquitito.

Imagen: Wikicommons

Información: The Huffington post

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario