Revista El Muro

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

@mauromoreno83

“Andrés Gualdrón y los animales blancos” es una agrupación bogotana con un estilo musical sumamente particular que definen como “Música experimental”. Sus miembros son Sergio Gonzales (Bajo), Santiago Jimenez (Guitarra), Diego Rozo (Saxofón) y Andrés Gualdrón (Batería y voz). Y aunque esa sea la alineación actual, cada uno de los miembros antiguos también es considerado un “animal blanco”, así como su ingeniero de sonido Milton Piñeros. Y estas figuras (todas) son tan importantes, que poco a poco el nombre de la banda se convierte en “Los Animales Blancos”, un grupo de músicos con oídos abiertos y con pocas restricciones mentales en cuanto a lo que entienden como música. Actualmente, denominan su estilo “Sonido animal”, una mezcla de música latinoamericana (no sólo tropical, también lo andino tiene cabida), pop y ruidismo, sin olvidar lo experimental ni la electrónica que marcaron particularmente su primer álbum.

Sus inicios se dieron en 2011 al separarse Ego, la anterior banda de Andrés, cuando su compañero (Juan Pablo Bermúdez, otro animal blanco) viajó por estudios fuera del país. Allí, Andrés empezó a componer, mezclar y producir con ayuda de Piñeros lo que se convertiría en su primer álbum, que en un comienzo fue un ejercicio de autoafirmación que luego necesitó presentarse en vivo, y por eso fue necesario encontrar un grupo de músicos de estudio que lo llevara al escenario. Cada músico aportó y aporta su conocimiento y experiencia para la construcción del sonido que tiene hoy la banda, y participa de las mutaciones que seguramente tendrá a futuro.  El nombre no tiene nada de místico o psicodélico, simplemente llegó con una canción llamada “Amplificación de animales blancos”, la cual no pegó, pero el título se mantuvo.

agylabcent1

Su música está influenciada por la música electrónica underground, Bob Dylan y el legado de Luis Alberto Spinneta, a quien se debate entre adoptar o negar. Otras grandes influencias son Edson Velandia (Velandia y la Tigra) y Éblis Álvarez (Pirañas y Meridian Brothers) por lo rítmico y lo humorístico, por la mezcla de lo popular y lo erudito. Esto produce música con letras largas que Andrés se aprende al componer, mientras que su público anota en papelitos para poder corear en los conciertos. Es música que requiere atención, que demanda al público ser entendida. Por eso, la música de Los Animales Blancos llega mucho más a los críticos que al gran público, aunque en su segundo álbum intentan sortear esta brecha haciendo música mucho menos íntima y más rítmica, esperando llegar a más oidos. Por ahora, su público es más de nicho, gente curiosa por la música y con ganas de escuchar la que bien podría ser la banda sonora de una alucinación. Aun así, ese público curioso crece poco a poco, y no sólo para Los Animales Blancos, sino para todas estas bandas “raras” que hay en el país.

Su proceso de creación no tiene un camino específico. Generalmente, inicia construyendo con guitarra y voz, para luego mostrar a la banda lo compuesto, hacer arreglos y aportar entre todos. Sin embargo, es muy diferente escuchar sus grabaciones a verlos tocar, pues están pasando por lo que Andrés concibe como un punto “adolescente” en su carrera: al subirse al escenario los temas aumentan su tempo y se transforman, al punto que algunos se vuelven prácticamente irreconocibles, particularmente los del primer disco.

Su música puede sonar rara, pero más que huir a géneros y ritmos, e incluso al mercado o la moda, buscan rendir tributo a sonidos y agrupaciones que les gustan y por los que sienten cariño, así sea sólo en el beat. Les gustaría sonar en todo lado e irrumpir en el mercado, pero no les interesa llegar a ser una banda “comercial”, si eso implica seguir algunas prácticas nocivas como la “payola”, que cierran la puerta a las bandas alternativas al mundo comercial por no tener con qué pagar. No le interesa entrar en la radio comercial mientras sea ese negocio que, salvo por contadas excepciones, resulta excluyente y no apoya la diversidad.

agylabcent2

Y es que es esa diversidad es lo que los llevó a Rock al Parque. Como siempre pasa, hubo escándalo por la presencia de algunas bandas. Este año, particularmente, Pescao Vivo soportó el chubasco de críticas de la ortodoxia metalera. Los Animales Blancos fueron parte de la polémica, pero en mucha menor medida. En sus redes sociales y videos recibieron críticas y aplausos, tanto serenos y argumentados como vacíos y con resentimiento. Pero en el escenario, la respuesta del público fue positiva. Ahora tienen la tarea de honrar esa confianza y exigirse aún más como banda.  Así mismo, tuvieron la oportunidad de aprender y conocer mejor el mundo del rock: una fiesta enorme de inclusión de sonidos diferentes, donde las fronteras se desdibujaron hace tiempo y Rock Al Parque está siendo consecuente con ese cambio… los que no estamos siendo consecuentes  somos el público, que esperamos escuchar año tras año las mismas bandas de rock que suenan a lo que sonaba hace treinta años, sin permitir la evolución del sonido: nos creemos cultos, pero nos da miedo conocer nuevas opciones.

Pero volviendo a los Animales Blancos, ese sonido “raro” los ha hecho consentidos de los críticos y melómanos. No se toman las cosas con mucha seriedad y no ven obstáculos en cosas que pueden superar. Quieren llegar a más sitios dentro y fuera del país, ir a pueblos y a grandes ciudades para dar a conocer su música, algo qwue no hubiese sid0o posible sin el apoyo que recibieron de instituciones como Matik Matik, la Fundación Gilberto Alzarte Avendaño o Barrio Colombia. Pero ese éxito que comienza no sólo se lo deben a la suerte, el apoyo y ni siquiera a la testarudez y dedicación. Se lo deben a que sienten una conexión muy fuerte con lo que hacen, más allá del sueño o del querer hacer, sienten que están donde deben estar, que su música es lo que quieren, les gusta y deben hacer.

 Por ahora, los dejamos con el video de su tema “Pieles Verdes”

Para conocer más sobre Andrés Gualdrón y los Animales Blancos, visítalos en

Sitio Web  http://myband.is/animalesblancos

Facebook: https://www.facebook.com/animalesblancos?fref=ts

O puedes escuchar y comprar su último álbum en Bandcamp:

Ciervo de dos cabezas http://andresgualdron.bandcamp.com/

 Y leer nuestra reseña del álbum acá http://www.elmuro.net.co/nos-gusta/352-cddc.html

Fotografías: Sergio Andrés Henao

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario