Revista El Muro

 

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

@mauromoreno83

Adriana Salazar es una mujer muy particular. Cuando se le pregunta por su vida, dice que es, ante todo, una mamá. Ama el trabajo, la música y tomar café. Y además, le gusta el ajedrez. Estudió una licenciatura en lingüística y literatura en la Universidad de la Sabana, pero lo que mayor fama le ha dado es haber ganado nueve campeonatos nacionales de ajedrez, participar en dos mundiales  y logrando el título de Maestra Internacional del Ajedrez. Además, es educadora. Dirige tres jardines infantiles que se fundamentan en el método “Ajedrez en el aula”, que se aplica en sus jardines y en aproximadamente 85 colegios más en Colombia y España. Ha escrito 8 libros para niños y adultos sobre el método y actualmente prepara más materiales didácticos para el aula. Su trabajo como educadora ha sido reconocido en el país con el premio Compartir al maestro

Todo comenzó el día en que su papá llegó con un ajedrez a la casa cuando tenía cuatro años. Se enamoró del juego y desapareció de su infancia. Jugó Tenis durante unos años, siendo campeona en dobles, y luego volvió al ajedrez en su adolescencia,  ganando un torneo en el colegio en que estudiaba, logrando asistir a un campeonato en Argentina. Y así, entró a estudiar en la universidad con el apoyo de la decana de su facultad, quien la apoyó con su carrera deportiva y constantes viajes con la condición de que presentara los exámenes directamente con ella. Fueron años muy sanos y felices en los que conoció el mundo con una raqueta y posteriormente con un tablero. Se retiró del ajedrez hace poco más de una década para entregar su vida a la educación.

Inicialmente, en su escuela de ajedrez, recibía niños que llegaban de muchos colegios porque “no sabían pensar”, “no se concentraban” y “no sabían resolver problemas”. La pregunta que nace es obvia: ¿quién o cuando les enseñaron a pensar? De allí nació la idea de implementar el ajedrez en la educación tradicional para ayudar a los niños a desarrollar esas habilidades, aprovechando su experiencia y cercanía con el juego ciencia. Así nació el método “Ajedrez en el aula”.

El Método creado por Adriana no busca crear ajedrecistas de competencia sino fomentar las habilidades mentales, sociales y valores de los niños implementando el ajedrez en los salones de clase para transmitir a los niños las ventajas de este juego. Los docentes no necesitan ser ajedrecistas profesionales, sino que pueden aprender a jugar  mientras aprenden a enseñar a jugar y especialmente, a sacar el mayor provecho del juego. Esto no se hace solamente con tableros y fichas, sino que hay innovaciones tecnológicas y materiales didácticos para que los niños se diviertan mientras aprenden a jugar.

El método trae muchísimos beneficios. Primero, ayuda a los niños a responsabilizarse de cada uno de sus actos sin arrepentirse, sino enfrentando las consecuencias (porque cuando se toca una ficha, ya no hay marcha atrás). Así mismo, la implementación del ajedrez en los salones de clase ayuda a inculcar el respeto por sí mismo y por el otro, la humildad, el reconocimiento de las debilidades, la paciencia, la tolerancia, la sociabilidad y el autocontrol. Además, ayuda a mejorar la autoestima de los pequeños, pues al solucionar problemas se hacen conscientes de quienes son más allá de la aprobación externa. También, fomenta la autonomía, pues enseña a los niños a tomar decisiones por sí mismos. Y el método da además a los pequeños tolerancia ante la frustración y el triunfo, enseñando a ganar y perder.

El ajedrez no elimina la creatividad de los niños ni su espontaneidad. Desarrolla el pensamiento lógico, pero estimula la creación de planes y estrategias. Además, puede convertirse en un arte cuando sin llegar al disparate y la incoherencia, se hace una jugada que se sale de lo esperado. Tampoco es cierto que elimine las emociones y sentimientos de las personas, no convierte a nadie en máquina, sino que más bien se enseña a jugar no a pesar de la emocionalidad humana sino con ellas, sin negarla, pero dándole un correcto lugar y momento para ser vivida.

En el nivel académico, el método ayuda a desarrollar el pensamiento para tener un mejor desempeño tanto en el colegio como en la vida práctica, que además ayuda a ver cómo piensan los niños más allá de su comportamiento. Esto es muy importante, pues ayuda a encontrar a quienes matonean y corregirlos. Es una forma de contrarrestar este problema que actualmente está tan en boga. Sin embargo, es importante entender que hay aprobación social por el matoneo: se siguen celebrando y aprobando las demostraciones de fuerza y poder, cuando no se debe celebrar ni eso, ni el hecho de ser víctima, y mucho menos ser un espectador neutral y pasivo de la injusticia. No es algo que se trabaja en décimo grado, sino que debe prevenirse desde preescolar. Así mismo, es importante reconstruir las relaciones familiares para saber qué es lo que pasa en la vida de los niños antes de que haya consecuencias graves, o incluso fatales.

Durante años, este método ha cambiado y mejorado la vida de más de cuarenta mil niños y niñas en Colombia y España. Incluso, ya ha logrado llegar a las escuelas de ajedrez de la secretaría de educación y está aliada con la Fundación Bolivar Davivienda para educar a algunos hijos de empleados de la  Entidad. Adriana ha llegado tan lejos con un lema muy claro: lo ideal es enemigo de lo bueno, prefiere solucionar situaciones escuchando críticas, que esperar al momento ideal para que todo funcione. Y no ha caminado sola en este camino, por supuesto ha recibido apoyo, principalmente de su familia y especialmente de sus padres y su esposo Oscar Chacón, quien también hace parte del proyecto. También de su editorial en Barcelona y de varios colegios.

Pero aunque el apoyo ha llegado, el proyecto no empezó con todas estas ayudas. Y es que hay planes que nunca pasan de ser sueños porque se quedan en lo ideal, en cosas que se quieren hacer. Así mismo, es importante tener coraje e iniciativa para empezar, para dejar la comodidad del miedo y arriesgarse a empezar aunque no se tenga lo que se cree que se necesita… a la larga, es más importante saber utilizar lo que se tiene que tener mucho para utilizar. Lo grande es la idea final, no los requisitos para empezar. Y en últimas, a pesar de todos los premios y reconocimientos, de con qué se empieza o que se logra, para Adriana la única medida de éxito real para saber si una opción de vida es la correcta  o no, es que haga feliz a quien la escoge.

Para conocer más, visita

Página web: http://www.ajedrezenelaula.com/

Fanpage de Facebook: https://www.facebook.com/pages/Ajedrez-en-el-Aula/250045691770118

Todas las imágenes reproducidas bajo licencia creative commons desde: http://listas.20minutos.es/lista/sitios-para-jugar-ajedrez-online-313395/

http://es.globalvoicesonline.org/2010/01/16/peru-federacion-internacional-desafilia-a-equipo-nacional-de-ajedrez/

http://es.wikipedia.org/wiki/Caballo_(ajedrez)

http://es.wikipedia.org/wiki/Dama_(ajedrez)

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario