Revista El Muro

Hablamos con Juan Albarrán -un joven músico que lanzó recientemente su primer trabajo “Expectativa Zero”. Pero más que sobre su música, conocimos la profunda filosofía de vida que influencia su vida e intenta transmitir en su música.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

¿Cómo pueden las ideas volverse Rock? ¿Cómo puede el Rock ser idea? ¿Cómo puede un concepto ser tan coherente que no deje duda sobre su importancia y necesidad? Juan Albarrán, publicista de profesión, debía responder preguntas como estas a diario, aunque rara vez acerca del rock. Sin embargo, como melómano y rockero de corazón, decidió aplicarlas, pero no para sacar adelante cualquier idea, sino las ideas que guían su vida misma, ideas sobre la espiritualidad, las expectativas y el vivir aquí y ahora transmitiendo el mensaje por medio de la música. Más que un proyecto musical, Albarrán es una filosofía de vida.

El primer contacto, el primer enamoramiento de Juan Albarrán con la música se dio cuando un gran amigo suyo llamado Alirio Newton, empezó a mostrarle discos de The Cure, Depeche Mode…  y además  le regaló un par de discos de Soda Stereo que influyeron muy fuertemente en su camino musical. También aprendió mucho de Andrés Navia, el actor, con quien compartió también mucha música. Pero todo cambió cuando INXS vino a Colombia. Su madre trabajaba en el Tequendama, hotel en el que se quedaba la banda, así que pudo entrar a su hijo al concierto. Pero el pequeño se perdió…. Y terminó solo frente a Michael Hutchens, esa difunta leyenda del rock, disfrutando del concierto.  Por fortuna, se reencontró con su madre a la salida tras un momento de absoluto éxtasis. Desde allí empezó su historia de amor con el rock.

ALBARRAN_FONDOCOLOR

Pasaron los años, vivió un tiempo en Londres y aprendió de su escena, y de maneras diferentes de hacer música, y sobre todo, a tener postura en la música.  De nuevo en  Bogotá trabajó como publicista para muchas marcas. Durante años, intentó mantener su lado publicista alejado de su lado como músico, pero el año pasado conoció a David Bowie y gracias a él entendió algo: el artista es quien hace reflexionar a su público, no sólo quien hace cosas bonitas, sino quien tiene una perspectiva clara de vida y un punto de vista, no simplemente complacencia en lata para vender al público. Y para hacer reflexionar, el publicista podía ayudarlo a llevar la idea que quiere expresar, su filosofía de vida, a las personas que lo escuchan.

albarr1Albarrán es mucho más que un proyecto musical. Su idea de vida es la no certeza, una línea espiritual más cercana a pensadores  como Osho o Buda que a métodos prácticos de venta fácil para agradar al público. Pretende hacer reflexionar a quien lo escuche, por eso tiene la idea de “Expectativa Zero”: la no certeza que lo ha acompañado toda su vida y que acompaña a todo ser humano: no fantasear con lo que podría ser, sino aceptar la realidad que vive, adaptarse a la situación y aceptar el presente más allá de si es lo que se quiere o no. Por ejemplo, aprender a aceptar la tristeza y lo negativo, aprender y sacar lo mejor de la tristeza, superar la expectativa de que todo va a estar bien y vivir en el presente, dejando de lado los residuos de lo que fue y la esperanza de lo que será. La vida no es solo risa, hemos sido domesticados para creerlo así

Su sonido está lleno de carácter y fuerza. Es un sonido guitarrero muy fuerte con letras crudas y duras, pero a la vez profundamente espirituales. Ha tenido la suerte de contar con grandes músicos que no sólo son sus compañeros, sino que son sus amigos, particularmente con los miembros de Revolver Plateado. Este acercamiento se dio cuando conoció Mauricio Colmenares, junto a quien produjo el tema “4 manos” del que Radiónica dice que se siente lava por los oídos al escucharlo. Sus sonidos Los sonidos de Albarrán se inventan y reinventan porque se influencian por la vida, al punto que la gran compenetración que ha tenido con los músicos de Revolver ha hecho que compartan el estudio para reeditar las canciones imprimiendo la vivencia y el compartir con ellos, así, casi que cada miembro de esta importante agrupación bogotana ha dejado huella en este trabajo que nació de la profunda amistad que une a ambos proyectos. Y así nació su nuevo EP: Expectativa Zero (que en unos días estaremos presentando).

Además de a Revolver, admira a artistas como Primo Rojas o Gonzalo Valderrama, que desde el humor llevan a la reflexión. Y admira músicos y artistas con postura y siente que el arte colombiano carece un poco de eso, le hacen falta los debates dentro del arte que expresan más que egos, sino que proponen algo para el mundo e invitan a la reflexión: siente que hay demasiada complacencia “empastelada” hoy en día y que, aunque haya talento en todas las áreas, en su opinión en el mercado musical no se genera mucha reflexión. Ya no hay un Bono que tiene algo qué decir en  una obra como “Sunday Bloody Sunday” en nuestro país, en cambio se encuentran sonidos hechos para no pensar, para que no generen reflexión. Hay grandes ideas, pero no son parte de un gran ideal, se está gestando, pero apenas está creciendo esta construcción de valores, esa postura espiritual sobre el presente. Hay promesas y talentos en ese sentido, pero es un camino que empieza. Mientras tanto, el reguetón no genera reflexión, al menos no de forma positiva.

El maestro Willy Vergara le dijo una vez a Juan  quablarran3e hay mucha gente que quiere llegar a la luna y espera a tener todo listo y nunca llegan, mientras que otros empiezan el viaje teniendo un tornillo. Él quiere hacer reflexionar, convertirse en artista mostrando su filosofía de vida, que se resumen en su tema “Amor esencia”, que dice “no busqué tu aprobación, no busqué tu comprensión, no esperes mi aprobación, no esperes más de lo que soy”.  Ese es su tornillo, su hoy, lo que tiene y de lo que parte. Del mirarse sin expectativas, permitir que pase todo, tener el mundo al no tener nada, sino entregándose a lo que viene y haciendo lo mejor que puede hacer, siempre con flexibilidad y apertura.

Aunque no tenga expectativas, Juan Albarrán está lleno de sueños, propósitos y deseos, cosas en las que pone su capital y empeño creativo y esfuerzo sobre los que vuelca su amor y trabajo. No son expectativas, porque están llenos de realidad, de trabajo, y no tienen las fantasías de la expectativa. Aceptará el resultado que llegue en esta apuesta permanente, gane o pierda todo. La idea es probar la vida antes que verla desde la barrera. Por eso, quiere coherencia entre su actuar y su pensamiento, ser el ejemplo. En su opinión, si el país quiere paz, cada uno de nosotros debe ser paz, empezar a ser el ejemplo que queremos ser y trabajar internamente por lo que queremos externamente. Cuando la vida te pone contra la pared, la fantasía no vale nada. Si queremos paz, cada quién debe construirla, y lo que Juan entrega a la sociedad es la coherencia con sus valores para ser ejemplo y transmitir ese valor. Es una idea, un  punto de partida, pero después de todo, es el tornillo con el que está viajando a la luna.

Los dejamos con “Más cerca”, su  más reciente video.


Puedes seguirlo o escuchar su música en:

    botonfacebook  botontwitter  botonyoutube  botonitunes  botonspotify  botondeezer  botongoogleplus  botonweb

 

Imagenes reproducidas bajo autorización

Fe de erratas: en una versión inicial, escribimos por equivocación que el nombre del amigo de Juan Albarrán de apellido Newtion era Olivier y es Alirio. Pedimos disculpas por la confusión.

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario