Revista El Muro

¿Qué mejor forma de  rendir tributo a quien te rompió el corazón llevándose tu alegría y juventud que adoptando una cucaracha o un escorpión en su nombre?

El zoológico de San Francisco tiene un programa de adopción de animales con el cual consigue fondos para su causa. Por lo general, el dinero se va para los seres más tiernos y “apapachables” como los pandas, los leones o los pingüinos. Sin embargo, hay otros habitantes que también necesitan el dinero, tales como las cucarachas y los escorpiones. Y por eso, el programa se extendió a ellos también. Sin embargo, y ante las obvias dificultades para invitar a cualquiera a que adopte una cucaracha silvadora de Madagascar o un escorpión peludo, el zoológico está ofreciendo  dos planes de adopción en honor a las exparejas para el día de San Valentín. ¿Qué mejor forma de recordar a esa persona que te dañó que protegiendo a una cucaracha en su nombre? ¿Por qué no cuidar a los escorpiones peludos en honor a otro ser que se alimenta de las presas que acaba de inmovilizar?

cucascrop

Algunos de los premios. Imagen, Zoológico e San Francisco.

Cada plan tiene sus propios premios y se está apoyando la causa educativa del zoológico, además de ayudarnos a recordar a esa persona especial.  A partir de 50 dólares se puede adoptar a una cucarachita o un escorpión mientras se piensa en otros seres rastreros y dañinos. Son buenos recordatorios de las parejas anteriores porque, en los términos del zoológico, la cucaracha “se trepa en cualquier lugar y por eso tiene la habilidad de hacer popó sobre cualquier cosa”, además de nunca madurar; mientras que los escorpiones son “agresivos, activos y alarmantemente nocturnos”, además de “agarrar a su presa con sus tenazas y picarla. Cuando la presa está inmovilizada, los escorpiones destrozan el cadáver y empiezan a alimentarse”. Justo como creemos que actúa cualquier ex.

Tiernísimo. Pero por una buena causa.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario