Revista El Muro

Te presentamos la nueva película de Stéphan Robelin, una comedia romántica perfecta para este mes.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

¿Cómo afrontar la soledad? ¿Qué queda de las mentiras? Estas y muchas otras preguntas pueden verse como la piedra de toque de la comedia romántica amor.com, la propuesta cinematográfica del director Stephan Robelin que está desde la semana pasada en las salas colombianas, donde ha sido vista por un total de 36.104 espectadores. Se estrenó en abril de 2017 en Francia y ha tenido una tibia recepción de la crítica según IMDB (6.5/10). Fue escrita y dirigida por Robelin y cuenta con las actuaciones de Pierre Richard, Fanny Valet y Janiss Lespert. El nombre original traduce “Un perfil para dos” (un profil pour deux) y se llevó a las salas angloparlantes con el nombre “El Sr. Stein entra en línea” (Mr. Stein goes Online) y también se tradujo al castellano como “en lugar del Sr. Stein”.

La trama es divertida, aunque algo complicada: Pierre (Richard), un viudo septuagenario, abre un perfil en línea usando la fotografía de su profesor de computación e inventando para él una vida fantástica, cuando en verdad no es mucho más que un escritor fracasado (Lespert). Lo que no sabe, es que  el joven es además novio de su nieta. Pronto conoce a Flora (Fanny Valet), una joven de Bruselas con quien se enamoran y deciden ponerse una cita. Pierre decide entonces seguir una complicada estrategia para quedarse con el amor de Flora haciéndose pasar por el abuelo de su personaje virtual mientras el joven debe salir con la jovencita, dando pie a divertidas situaciones de pareja y familiares.

Es una comedia divertida y bonita. Tiene sus momentos hilarantes, sus subidas, sus bajadas, sus escenas excelentes y sus momentos lentos, tan propios del cine francés. La actuación de Richard es excelente, carismática y divertida, opacando un poco a sus compañeros, particularmente a Lespert que se ve un poco “quedado” junto a uno de los grandes de la comedia francesa, sin que por eso se diga que lo hace mal. Una escena en particular, en la que prácticamente aparecen todos los personajes principales de la película, es sencillamente genial: una carga de tensión dramática llena de humor en medio de una situación completamente absurda pero plausible y divertida. En resumen es una buena película, no será la que cambie el juego en el mundo de las comedias románticas, pero es disfrutable, entretenida y está muy bien hecha.

Sin embargo, aunque en líneas generales me haya parecido una película aceptable, el final es realmente “melcochudo” y poco creíble para mi gusto, sin embargo, en estas fechas de amor y amistad, uno puede perdonarle ciertas cosas a estas películas románticas y completamente disparatadas, aunque personalmente no crea poder pasar por alto lo poco creíble del final a este final en particular. Lo dejo a juicio del que la vea. Lo cierto es que en una película que nos ha llevado de una situación absurda a otra de manera completamente “lógica”, no le queda un final que parece esforzarse más en ser melcochudo que en tener sentido. Pero esto es, insisto, a mi parecer. Así como a mi parecer, las actuaciones pueden ser mejores, tal vez porque Richard opaca a sus compañeros, tal vez porque genuinamente se ven todos acartonados, salvo tal vez por Valet.

Pero es una película divertida, para reírse, llorar, pero sobre todo, para pasar un buen rato. Vale la pena verla para encontrarse una película de comedia romántica cuya mayor virtud, creo, es no interesarse por ser hollywoodense, sino que busca contar una historia a buen ritmo (casi siempre), con un buen guion, actuaciones aceptables y una historia que busca hacer que el corazón le crezca un par de tallas a quien la vea. No será la película del año, pero si un buen plan para pasar la tarde en pareja con buen cine.

                        

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario