Revista El Muro

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

@mauromoreno83

Se apagan las luces en el teatro y aparecen, uno a uno Franco Bonilla, Jonathan “Gato” Melo, Catalina Guzman y Sergio Leguizamón. Cuando suben al escenario, no tardan más de uno o dos minutos en poner a reír a cientos de personas con sus palabras y su particular estilo de humor. Ellos son los Comediantes Anónimos, un colectivo de comedia que empezó a formarse en el 2010 en un transmilenio bajo el nombre de “los penosos anónimos” como una forma de grupo de autoayuda para quitarse la pena. De ese grupo inicial, sólo queda Sergio, a quien se unieron con el tiempo el resto del grupo. En ese momento hacían “sketches” en transmilenio hasta que se les quitó la pena y decidieron convertirse en los Comediantes Anónimos.

Todos llevan trayectorias importantes en la comedia. Franco lleva 16 años con su humor “chafarote” (es decir, folclórico), mientras que Jonathan se dedica a la cuentería hace aproximadamente 9 años. Sergio lleva 3 años en la comedia desde que inició en el humor callejero, mientras Catalina lleva el mismo tiempo, habiendo empezado con humor escrito hace 3 años, aunque llevaba varios años vinculada al mundo de las tablas, de lo que se nutrió para llegar a pararse por fin en el escenario.

Hoy en día, todos tienen sus propios shows pero también trabajan como colectivo, aunque es común ver la participación de los demás comediantes en el show individual de cada compañero. Aunque funcionen como colectivo, cada quien lleva su proceso y su carrera como comediante de manera individual, tiene su tipo de humor particular y sus propias rutinas, que no sólo los diferencia entre ellos, sino con otros comediantes, haciendo que su show sea distinto y su propuesta única. Y así, llegaron a los Comediantes de la Noche (cada quién por su camino), logrando el reconocimiento del gremio en uno de los principales escenarios de Stand Up Comedy en Colombia, una experiencia que Sergio describe como “tener diez mil orgasmos” después de vivir la emoción y el pánico más grandes de su vida.

 

centzanonim

 

El show está lleno de colores y propuestas diferentes. Aunque todos parten del stand up, en su acto se mezclan el circo, la fonomímica y la música, mostrando que se puede hacer humor de manera distinta y logrando que los asistentes no vean cuatro veces la misma cosa. Cada quien selecciona para cada show lo mejor de su material y le pone nombre pensando en hacer reír a su público. Pero ellos no son así en su vida personal, no viven echando chistes ni tomando el pelo a cada persona que se les atravieza. Sus personajes son distintos de ellos, aunque aceptan que aunque cada uno no es así, pero sus cabezas sí funcionan como sus personajes, es decir, si su mente tuviese piernas y cara, actuaría como aparecen en el show. Pero ser comediante también es un trabajo, y como en cualquier trabajo, termina cuando salen del escenario.

La comedia no es echar chistes ni hacer reír. La comedia es una manera de ver el mundo, es hacer pensar narrando sucesos de manera divertida, pero en últimas es una permanente denuncia y queja divertida sobre las cosas que no funcionan y son molestas en el mundo. Pero a pesar de esa importante función social, es poco el apoyo que reciben de parte de la empresa privada o pública, porque a gente concibe el humor en general como algo que no es serio, aunque hacer reír sea cosa seria. El humor se ve como una tarea productiva sino una afición o hobby, y por eso los anónimos, al igual que casi cualquier humorista del país, han tenido que construirse a pulso. Sin embargo, es probable que las cosas cambien algún día: el Stand Up Comedy es un arte muy reciente en el país y aunque no haya mucho apoyo, las cosas podrían llegar a cambiar, especialmente en la visión que hay sobre el humorista y su papel en la sociedad.

A futuro, esperan terminar de consolidar su propuesta y lograr una identidad propia y auténtica que les permita tener una marca, un nombre propio, aunque ya cada uno y el grupo como tal tienen su club de seguidores. Por supuesto, quieren vivir del humor y llegar a los 80 años haciéndolo, aunque cada noche y cada show sean un logro en sí mismos. Ya tomaron el riesgo de dedicarse a una labor diferente a la que se vive en un cubículo de oficina, y creyendo en lo que saben hacer, se arriesgaron a descubrir el placer de perder el control sobre sus vidas para ver qué pasaría. Pero sobre todo, divirtiéndose y divirtiendo mucho al hacerlo.

Para conocer más, visítalos en:

 Facebook: https://www.facebook.com/loscomediantesanonimos?fref=ts

Twitter:

@catamaterile

@PuraComediaPapa

@jonathan_miau

@chechojajaja

Fotografías proveídas por Los Comediantes Anónimos. Reproducidas bajo autorización.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario