Revista El Muro

¿Dulce hogar para los locos de los gatos?

Aoshima es una isla de menos de dos kilómetros de tamaño y ocupada por tan sólo 22 personas. Aunque llegó a ser una población de 900 habitantes, después de la segunda guerra muchos migraron buscando trabajo y oportunidades. Lo que dejaron fue a sus gatos, los cuales habían llevado para acabar la plaga de ratones que los asolaba.

Pues bien, los gatos no fueron esterilizados y ahora la población de estos animales sobrepasa en un radio de 6 a 1 a la de humanos: en Aoshima viven unos 120 gatos. Los animalitos son visitados a diario por los 34 turistas que puede llevar el ferry. Ellos los alimentan con barras de energía, papas fritas, bolas de arroz y muchas otras cosas que tal vez no sean el alimento indicado para un gato.

aoshima9

Los pobladores no están muy contentos con la gran cantidad de turistas, pues los animales son el único atractivo de la isla en la que no hay ni tiendas y temen que la paz de su villa se acabe. Así mismo intentan esterilizar a los gatos para mantener la población a raya. Los turistas no pueden llevarse a los gatos, pues en Japón las leyes son muy estrictas en cuanto a la tenencia de mascotas.

Aunque no es precisamente un caso con final triste (al menos no para los gatitos, aunque podrían resultar entecados y mal nutridos) menos da para pensar acerca de la importancia de la adopción responsable y la esterilización de fauna callejera. Los dejamos con el video de la isla y sus habitantes hecho por Reuters:

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario