Revista El Muro

Te presentamos la adaptación cinematográfica del premiadísimo juego de video inspirado en la guerra ficticia entre la Orden de los Templarios y la Hermandad de los Asesinos.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Imagen: 20th Century Fox

Supongo que antes, hacer una película  basada en un videojuego era sencillo: un montón de personajes, una historia diseñada  para no estorbarle a las patadas, y un fontanero bonachón y pixelado que se encarnaba para crear una película de un par de horas que poco o nada tiene que ver con la historia del juego. Casi que con total libertad para crear una película a partir de un montón de personajes poco construidos, Hollywood lanzó un montón de películas de videojuegos, siendo, a mi juicio Hitman y Resident Evil las menos malas… porque en líneas generales, son las joyas hechas con papel aluminio y marcadores del séptimo arte.

Algunos videojuegos, sin embargo, tienen historias interesantes. Max Payne, Prince of Persia o Assassin’s Creed. por ejemplo. Pero sus adaptaciones no han sido muy exitosas, no han llegado al corazón del público, creo que por dos razones principales: Perder la jugabilidad y el albedrío van a afectar la experiencia del gamer que quiere tener algo parecido a lo que vive con el control en sus manos, algo por definición imposible. Así mismo, un juego que se acaba en decenas de horas y debe comprimir su historia a apenas dos, inevitablemente perderá encanto.

Assassin’s Creed es el último intento de llevar un videojeuego a la pantalla. La película fue dirigida por Justin Kurzel, producida por Michael Fassbender y Frank Marshall, y escrita por Michael Lesslie, Scott Frank, Adam Cooper y Bill Collage. La cinta es protagonizada por Fassbender, Jeremy Irons, Michael K. Williams, Marion Cotillard y Ariane Labed. Fue estrenada el 21 de diciembre de 2016 en cines de Estados Unidos (el 21 es una pieza clave en el juego) y se estrenará el 5 de enero en América Latina. La crítica ha sido inmisericorde con la película, dándole apenas un 17% de aprobación contra un tibio 60% del público, según Rotten Tomatoes.

En la cinta, un hombre llamado Callum Lynnch es sentenciado a muerte. Tras la ejecución, despierta para descubrirse “prisionero” de  industrias Abstergo, que lo salvó de la muerte para que los ayude a buscar una antigua reliquia, la Manzana del Edén. Esto se logra con ayuda del Animus, una máquina que permite ver los recuerdos de los antepasados de Lynch guardados en su ADN, pues éste desciende de Aguilar de Nerha, último poseedor conocido de la Manzana, quien vivió en la Andalucía de la Inquisición. Así, viendo el pasado y juntando las piezas de su presente, Lynch se embarca en una aventura en la que los tiempos se mezclan para salvar a la humanidad del dominio de la Orden Templaria uniéndose a la Hermandad de los Asesinos,  haciéndonos recordar que nada es verdad y todo está permitido.

Imagen: 20th Century Fox

La película no es mala, o al menos no tanto como la crítica ha dicho. Tiene muchos puntos en contra, sí, pero también tiene mucha acción y no se asume que durante la inquisición española se hablaba en inglés, lo cual me parece fantástico aún con el pésimo español de Fassbender. Es divertida, tiene una trama interesante aunque medio complicada, actuaciones de primera categoría, buena banda sonora, efectos bien logrados, Parkour, flechas, cuchillos, persecuciones, teorías de la conspiración, bombas de humo, águilas (MUCHAS águilas)…. Es la historia de origen de un héroe contemporáneo, un ángulo no del todo nuevo para la franquicia de videojuegos, pero que promete mucho para una saga cinematográfica inspirada en ellos pero que los aborda desde una óptica diferente. Tal vez no logra lo que los gamers quieren y se vuelve confusa para el público general, pero es bastante disfrutable incluso con los vacíos de su argumento.

Sin embargo, me dejó muchos sinsabores como amante del cine y el juego. La historia se basa en lo que pasa en la saga de Assassin’s Creeed, pero la adaptación trató de conciliar al diablo con el agua bendita incluyendo muchos conceptos y elementos del juego que no sé si eran del todo necesarios, pero que no quedaron suficientemente explorados en el afán de dar gusto a los gamers sin dejar por fuera al público general. Por ejemplo, no se entiende la guerra entre Asesinos y Templarios, algo que está en la médula del argumento del juego y la película. Eso, los Frutos del Edén, las Primeras Civilizaciones, el Efecto Sangrado, el Animus… conceptos y elementos que tal vez no se explican de manera suficiente para un espectador normal, y se explican mal (o mejor, de manera diferente) para un gamer, quitando a esa charla técnica un tiempo que seguramente se usó para dar mayor cabida a las patadas, los flechazos y a las escenas de Fassbender sin camisa. Por eso, se hace confusa e insuficiente, insatisfactoria en muchos momentos.

Imagen: 20th Century Fox

Pero es que no es una copia del argumento de la saga creada por Ubisoft. De hecho, hay tanto rediseño que se convierte en una historia diferente y no se corre tras los pasos de Desmond, Connor, Ezio o Altair (algunos asesinos en los juegos). Esta es una historia nueva que adapta algunos elementos y tiene guiños y cameos como Abstergo o los saltos de fe (Gamers, ¡miren las armas!), pero cuenta una historia nueva, diferente y paralela. Incompleta tal vez en la explicación de muchos elementos clave, pero una historia diferente a la de Desmond Miles, el descendiente de una templaria y un asesino. Y a propósito… el Salto de Fe que se ve en la película no es CGI, ¡alguien saltó 38 metros al vacío!

Para ver esta película hay que sacarse los prejuicios de gamer si ya se ha hecho a los Borgia probar el acero de la hoja oculta; mientras que si no se ha tocado jamás un Ánimus, no sobra llevar al amigo nerd para que le explique las cosas que realmente no se entienden. Hay que meterse en la cabeza que no están sencillamente poniendo el argumento del juego en una película, sino contando una nueva historia que se centra más en el presente que en el pasado, a diferencia de los juegos, en los que la historia del presente es una especie de metarrelato que los une a todos. Creo que si se le tiene un poco de paciencia, el ejercicio es prometedor. Personalmente, le daría una segunda oportunidad para que las piezas que no encajan puedan funcionar.

Assassin’s Creed es una película palomera y disfrutable desde lo visual, aunque sea compleja desde lo argumentativo por la cantidad de brochazos conceptuales y huecos que quedan en la historia. Una apuesta que puede resultar interesante si se le da la oportunidad de ser recordando que es una historia nueva y diferente, aunque pueda requerirse apoyo del amigo o la amiga geek para entenderla. La recomiendo con reservas, es una película divertida, pero en definitiva no es la que salvará a las adaptaciones de videojuegos. Pero hay que verla, hay que dejarse llevar por la historia aunque a veces sea difícil, y recordar que nada es verdad, y que todo está permitido.

Evaluaicón: 3.5/5

 

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario