Revista El Muro

Te presentamos el segundo EP de esta interesante agrupación cachaca.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

 

Bulldozer es una banda nacida en Chía, el municipio al norte de Bogotá. Tal vez los recuerden porque hace ya un tiempo presentamos su primer EP, “Bulldozer attack”. En aquel entonces, la banda estaba conformada por Fabián Morales (Guitarra, voz, programaciones) y Adela Espitia (voz, performance y percusión), a quienes se sumó  posteriormente Sandro Londoño en la batería para terminar de conformar la agrupación. La producción de este trabajo, nuevamente, se hace en Mi Kasa no es tu Kasa Records y se puede asumir  que el trabajo estuvo a cargo de Espitia, Morales y Londoño (faltan los créditos de producción y diseño en el disco).

Hay dos formas de ver este trabajo: Se puede entender como la evolución y maduración de la banda o como una compilación de remixes. En efecto, el único tema que no había sido lanzado antes como sencillo o en el EP anterior es “Bailador Caníbal”, del resto pueden encontrarse sin mayor dificultad en Soundcloud o Youtube versiones anteriores. Pero concebirlos simplemente como versiones es errado, son sonidos que muestran cómo ha crecido y cambiado la agrupación, que muestran como unas ideas han tomado forma y dirección. Sus sonidos son una mezcla rica pero rara de soukos, champeta, música industrial y música electrónica, siendo los ritmos africanos y caribves los que sin duda preponderan con el resto como un apoyo interesante pero que no se roba el protagonismo. Es un soukous colombiano, una champeta bogotana… un revuelto muy bonito, poderoso y que se escapa facilito de las definiciones técnicas para encargarse de lo que todos quieren: Bailar y gozar.

La caja es mucho más sobria y a la vez colorida que la del EP anterior. Sin calaveras ni diablitos, o calaveras de diablitos, pero en un verde muy fuerte coronado por un adorno surreal de lo que, creería yo pero sin creerlo mucho, pueden ser flores que forman un nuevo paisaje sonoro y visual. Por atrás, vienen los nombres de las canciones y de los miembros de la agrupación, señalando además que en el álbum participaron Carolina Van Eps y Kasper, quienes hicieron locución en” Bailador Caníbal”. El EP dura 21:12 y contiene  5 cortes: Baila Conmigo, tú mueves los pies, TTT; bailador Caníbal y Songosorongo.

featbailador

Las comparaciones son odiosas, sí, pero en este caso es importante hacerlas porque a la larga nos permiten ver cómo ha evolucionado la banda. Aunque se retomen varias de las canciones, en este trabajo se nota un trabajo de reinterpretación de los anteriores temas, particularmente, un mayor trabajo de batería (se nota la llegada de un nuevo baterista, para bien, por supuesto), la cual tiene un papel más relevante en esta producción que en las versiones anteriores de las canciones. Así mismo, hay un mayor trabajo de producción, más sonidos computarizados que apuestan fuerte por un giro hacia lo electrónico, sonidos que vienen a mezclarse con lo que ya conocíamos de antes para dar un nuevo carácter a cada tema y a la banda en general. “Bailador Caníbal” es un tema bien particular, suave y con textos de fondo en francés. Diferente a todo el resto del trabajo, pero completamente en la línea de Bulldozer. Las letras, nuevamente, llenas de humor, dichos y alegría, porque no podría ser de otra manera. Todo esto se decanta en una puesta en escena interesantísima, colorida y divertida que hace que cada concierto de Bulldozer sea una experiencia inolvidable (acá ellos mismos nos contaron cómo es).

Este es un disco que vale la pena tener, particularmente porque muestra la evolución de un proceso creativo, cómo unas ideas iniciales se convierten lentamente en una propuesta que, aunque aún se siente un poco en evolución, va muy bien encaminada y no por eso resulta menos disfrutable, sabrosa o gozable. Es el producto de mucho trabajo de músicos muy talentosos y entregados, personas que creen más en la música que en los géneros y que buscan abrir sus sonidos a mercados nacionales e internacionales por medio de un trabajo de producción más grande y de sonidos electrónicos que dan a su música un toque que, si bien los aleja de los orígenes del soukous y la champeta, los acerca a un público más amplio que pueda gozarse sus sonidos afrocaribecachacos y que cuando suene esa porquería, mueva los pies. En definitiva, y como en su anterior EP, la sacaron del estadio de puntazo.

Síganlos en redes o escríbanles para saber dónde comprar el disco

Facebook Twitter Soundcloud Instagram Youtube Mail

 

 

Calificación: unaestrellaunaestrellaunaestrellaunaestrellamediaestrella

 

 

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario