Revista El Muro

 Presentamos la nueva película de animación francocanadiense que cuenta la historia de Félicie, una niña decidida a conquistar sus sueños. 

Por: Mauricio Moreno

@Mauromoreno83

El tema de seguir los sueños ya resulta medio cliché en el cine. En efecto, hay muchas películas al respecto y cada día se producen muy buenas historias con esa temática, tanto que se vuelve raro encontrar historias sorprendentes. Pero Bailarina, la apuesta francocanadiense dirigida por Eric Summer y Éric Warin es una historia que sorprende, no sólo por su calidad técnica sino por una historia inspiradora, llena de alegría y mensajes sobre el amor, la amistad, los sueños y la pasión por lo que se hace. Ha sido aplaudida por la crítica con un 89% de aprobación en Rotten Tomatoes por parte de la crítica. En Francia, a recaudado más de 11 millones de dólares en taquilla, una suma nada despreciable cuando está en pocas salas al rededor del mundo. En América Latina, el talento vocal está a cargo de Andrea Legarreta (Odette) y sus hijas Mia (Félicie) y Nina (Nora), entre otros.

“Bailarina” cuenta la historia de Félicie Milliner, una joven huérfana cuyo mayor sueño es llegar a la Casa de la Ópera de París y volverse bailarina de Ballet. Se escapa junto a su amigo Victor, quien quiere convertirse en el mayor inventor de todos los tiempos, y una vez en París… se separan y se pierden. Una vez en París, la joven conoce a Odette, una aseadora que a regañadientes la acoge bajo su protección y empieza a entrenarla en para que se convierta en Bailarina. Teniendo la técnica de un martillo y la pasión de un huracán, Félicie entera a la Casa de la Ópera suplantando a otra niña y se enfrenta al duro entrenamiento de Merante, el instructor más detestable y exigente de la Ópera para competir por un papel en la representación del Cascanueces junto a la bailarina más famosa de la época. Ambientada en 1879, muestra una torre Eiffel a medio hacer y una estatua de la Libertad bastante lejos de su actual hogar en sus 89 minutos de duración.

Lo primero que hay que resaltar es la calidad técnica de la obra. En efecto, “Bailarina” tiene una historia muy bien contada, una animación muy bien hecha y suficientes chistes para que los pequeños no se aburran sin dejar de lado una historia para toda la familia. Así mismo, su banda sonora cuenta con temas de estrellas del pop contemporáneo como Demi Lovato o Carly Rae Jepsen. Pero lo mejor está en las coreografías. No son simples bailes pensados para una película sin conexión con la realidad, sino que fueron preparadas por Aurélie Dupont -antigua estrella de la Ópera de París, ahora directora artística de la compañía- y por el bailarín Jérémie Bélingard. En resumen, es una película bien hecha, bien pensada y que con seguridad va a sacar lágrimas de ternura y alegría a toda la familia.

La película es hermosísima. La animación es impecable, la historia es lo suficientemente sencilla como para ser entendida por un niño pequeño, pero sin que por ello se vuelva sosa o aburrida para un adulto. Es de esas películas que sin caer en tantos clichés (aunque los tiene), resulta inspi radora y recalca la importancia de seguir los sueños y hacer las cosas desde el corazón. Es una de esas películas que llenan el corazón, con las que se sale contento y con esperanzas. Hay muchas películas sobre seguir los sueños, pero esta tiene un encanto particular, que en lo personal me emocionó. Esta es una de esas películas que hay que ver. No tanto porque vaya a cambiar la historia de la animación o del cine francés, sino porque va a llenarlo de ternura y alegría durante un muy buen rato, e incluso, inspirarlo a cambiar su propia vida y fugarse de su orfanato mental para buscar su propia casa de la ópera y seguir sus sueños.

Imagenes: Mitico gaumont. Cortesía de Cine Colombia

                              

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario