Revista El Muro

Una Barbie con medidas de humana

 

 

Amadas y odiadas por las mujeres, criticadas por los estándares de belleza que crean, acusadas de racismo… las muñecas Barbie son parte de la cultura popular y prácticamente cualquier persona ha visto o sabe de qué muñeca se habla al pronunciarse su nombre. Es un elemento de infancia con el que casi cualquiera se puede relacionar (99% de las niñas de Estados Unidos tiene al menos una Barbie, y es posible que si se cuentan las chiviadas, toda niña tenga una). Sin embargo, la muñeca es un ser humano deforme: es demasiado delgada para menstruar y su cuello excesivamente largo.

A esto se suma que las Barbie parecen estar relacionadas con la baja autoestima entre las mujeres: cuando las niñas juegan con muñecas que tienen un cuerpo de apariencia más natural y saludable, se sienten mejor con su propio cuerpo, y las que juegan con muñecas delgadas tienden a comer menos, relacionando a la icónica rubia con los desórdenes alimenticios de las jóvenes. Nickolay Lamm usó una impresora 3d para conciliar a este ícono cultural con las medidas de una norteamericana promedio de 19 años y esto fue lo que obtuvo:

 


 

 

¿qué opinan ustedes? ¿comprarían esta barbie para sus hijas? debería dejarse quieto el diseño de este ícono cultural?

información e imágenes via Mother Nature Network

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario