Revista El Muro

Huele a mariacachafa… 

Quentin Sommerville es uno de esos periodistas machotes que se dedican a cubrir tiroteos en medio oriente que los periodistas de estilo de vida ni nos imaginamos (o interesa) llegar a ser. Pero en un reciente tweet, le dijo a sus miles de seguidores “queridos tweeps, ha sido un año de balazos y baño de sangre, así que se ganaron una buena risa navideña a mis expensas”, mensaje compartido con un vínculo a un video llamado “Don’t Inhale”:

Pues bien, en el video, como se ve, se muestra al periodista con serios problemas para terminar su nota, en la que reportaba la quema de ocho toneladas y media de heroína, hachís, opio y otros narcóticos… y poco más se sabe, porque hasta allí pudo contener la risa en la primera toma. En la segunda, apenas alcanza a decir “quemándose…” antes de reír, y en la tercera suplica al camarógrafo que hagan la toma rápido para lograr la nota que necesitan, peor la risa se la gana nuevamente.

 

BBC mandó a borrar el video por derechos de autor (Seguramente), pero como esto es internet, una suerte de hidra contemporánea, quitaron una versión y aparecieron dos nuevas. El video se filmó hace cuatro años y nunca se había emitido, y Sommerville lo compartió a modo de chascarrillo navideño, aseguró un vocero a The Thelegraph.

Sabemos que No es la primera vez que esto pasa, ya se han registrado casos de periodistas “tronchos” en el cubrimiento de este tipo de eventos (entre otras cosas, ¿por qué lo hacen con tanta frecuencia?). Incluso, no sería la primera vez que un medio cae en una parodia con esta misma noticia, peor al menos tenemos buenas razones para creer que en este caso es real. Y a la larga, la risita de niño de 4 años que acaba de hacer una travesura de Sommerville es lo que paga la boleta.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario