Revista El Muro

En una cárcel del Condado Ravalli, al occidente de Montana, en Canadá, la guardia Danielle Guinard notó que una de las cámaras estaba apuntando hacia el piso a la 1:13 de la mañana del lunes 22. Y justo en ese momento, Guinard vió cómo un poco de mortero y ladrillo caía  por el monitor. De inmediato notificó y el Sargento Keith Seppel fue al lugar, para ver pedazos de tubo, zapatos y un atado de sábanas con ropa hecha de sábanas cortadas, debajo de un agujero por el que se escapaba un pie, seguido por sonidos en el ducto de ventilación. En ese momento se prendieron las alarmas y empezó la búsqueda, según reporta el Hufftington Post

 

simeonlippert

 

Simeon Keith Lippert, de 24  años, era el reo fugitivo. Estaba en la cárcel esperando la decisión de su sentencia por acceso carnal no consentido (violación) en 2008. Ese mismo reo gateaba por los ductos de ventilación, hasta que usó un intercomunicador del ala occidental de la cárcel para llamar a los policías. Su mensaje fue “Vengan y atrápenme para que estos chicos puedan dormir un poco”

Ahora, además de los cargos originales, enfrentará acusaciones de intento de fuga y conducta criminal. Pero al menos fue buena papa.

Fuentes e imagen:

Ravalli Republic

Hufftington Post

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario