Revista El Muro

 

Por: Alvaro Vanegas

@alvarovanegas11

Esta reseña es tal vez la más difícil que he escrito desde que hago parte de “El Muro”, por un lado, como fanático de Stephen King, es complicado mantener la objetividad, por el otro, es casi imposible resistir la tentación de comparar este remake de “Carrie” con el clásico de De Palma y, por supuesto, con el libro. Pero creo que vale la pena el esfuerzo.

Dirigida por Kimberly Pierce, (las mujeres son muy buenas dirigiendo terror, debería haber más que se animaran), la película está muy bien construida y logra que el espectador se “coma el cuento”. Chloë Grace Moretz hace un papel espectacular en cuanto a que no exagera, algo en lo que, si se toma en cuenta el personaje, sería muy sencillo caer. Siempre contenida, nada de sobreactuaciones, muy pero muy bien. Julianne Moore, como siempre, muy acertada en su papel de mamá maniática religiosa y con tendencia a la violencia y la autoflagelación. Una loca como pocas, aterradora, así de simple. Tal vez el único lunar del reparto sea Gabriella Wilde, una actriz que jamás había visto, y que se queda pequeña ante la importancia de su personaje, con una cara que se ve igual siempre, al final es poco lo que expresa. Si no fuera porque la historia está muy bien escrita, esta joven actriz fácilmente se hubiera llevado al traste la película entera.  Pero en el otro extremo está Portia Doubleday, a quien solo había visto una vez en una comedia y que se despacha con una villana magnífica. Esos ojos profundos y de un azul que parece de mentiras, convencen de su maldad.

carrie

Imagen tomada de www.venezuelaaldia.com

La escena inicial es perturbadora y de inmediato nos advierte sobre lo que viene. Poco tardan la directora y el guionista en dejar claro que Carrie no es una persona normal, pero esa supuesta anormalidad, va mucho más allá de que los compañeros de su colegio la atormenten. Esta historia está al borde del lugar común, pero casi siempre se las arregla para no caer en el abismo. La escena clásica en la que a Carrie le llega por primera vez el periodo es, además de angustiosa, la que perfila quién será la “mala” de la historia, que, si nos fijamos, en realidad es solo una persona que tomó una mala decisión y después se dejó llevar por la corriente, hasta el punto en el que simplemente no hubo reversa. Hay que anotar el papel preponderante que tiene el agua en tres momentos claves de la película, simbolizando la purificación y la sanación. Con varias alusiones religiosas, más allá de las obvias en los diálogos de la madre de Carrie, la película nos lleva lentamente —pero sin aburrir— a un clímax poderoso y sobrecogedor, en el que se usan los efectos especiales de manera mesurada, apenas lo necesario para que podamos dimensionar el verdadero poder de la protagonista.

Como dato curioso, en la película original de 1976, una de las escenas finales del libro que involucra una lluvia de piedras, no se pudo hacer por razones de presupuesto y tecnología. Ahora, con los recursos actuales, aquellos que siempre quisimos verla nos podemos dar ese gusto.

Solo me queda recomendarla, en especial a los amantes del terror, nada de sustos fáciles, nada de casas encantadas, esto se trata de naturaleza humana, ahí donde reside el verdadero infierno. Solo hay que obviar los últimos dos o tres segundos de película, totalmente innecesarios, donde, a mi parecer, a la directora se le fueron las luces.

Y otra cosa, lean el libro, seguro lo van a disfrutar.

Pd. Resalto la pertinencia de la película con los tiempos actuales, no solo por el tema del bullying, sino por aquello de las elecciones arregladas. He dicho.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario