Revista El Muro

Celebrando los 5 años de la Folka Rumba Stravaganzza, hablamos con DJ Chiflamicas, su creador, quien nos contó sobre el oficio del DJ y sobre su proyecto, que hoy es ya la fiesta gitana más importante de Colombia

Por: Mauricio Moreno

Fernando es un tipo normal que en el día se dedica a escuchar música y en la noche se convierte en un Juglar. Él no crea historias, sino que las toma y las cuenta nuevamente, pero no historias literarias, sino historias musicales, que se llevan de nueva manera para que el mensaje sea transmitido ante una audiencia sedienta de baile y sudor, con ganas de brincar y de pasar una noche absolutamente inolvidable. Fernando toma su computador y  empieza a enlazar y combinar sonidos para hacer que la noche tenga otro color. Fernando es un DJ. Por supuesto, no muchos lo conocen por su nombre de pila, sino que lo reconocen como DJ Chiflamicas, o también como El Folko, creador de la La Folka Rumba Stravaganzza. Nos encontramos en un día muy particular para él, pues la Folka está cumpliendo 5 años, y por primera vez en ese mismo tiempo, se pudo dar el placer de escuchar música por escucharla, no por trabajo.

Por supuesto, él es un tipo de DJ, pero hay muchos. Aunque  los principios son los mismos, los DJ varían según el tipo de software y sus particularidades. Así mismo, hay quienes usan tornamesas de vinilos, quienes usan cd o que usan controlador MIDI y computador unido a decks, como mínimo.  Y de ahí para adelante, hay muchísimos aparatos más cuyo uso determina el sello que cada DJ pone a su trabajo. Así mismo, hay incluso quienes mezclan y quienes producen sonidos en vivo. Es una inversión de unos 5 millones de pesos en equipos, además de los estudios requeridos, y todo para hacer que la gente se sienta bien cuando está enfarrada. Y además, a pesar de la hegemonía del reguetón en el  dial del radio, hay muchísimos DJ en Bogotá que mezclan música y no sólo electrónica, sino que se encuentran fiestas para casi cualquier persona que quiera salir a divertirse en la ciudad sin que ninguna fiesta sea igual a la otra.

La Folka nació tras una fiesta de Blues, pues cuando la banda se bajó del escenario el público quedó aburrido por la falta de música. El que en ese momento aún era conocido como Fernando, agarró su iPod, lo conectó y armó una parranda enorme. Le gustó tanto que pidió el espacio para usarlo un mes después. Y le dijeron que no le cobrarían si remodelaba el sitio. Y así estuvo con overol y palustre durante un mes para poder estrenar “La Folka Rumba Stravaganzza”. Y su nombre de DJ lo eligió para burlarse de tanto DJ con nombre cool que hay por ahí: él es un chiflamicas. Y ese Chiflamicas inició la que se convertiría en la fiesta gitana de Colombia y que se ha logrado mantener independiente y alternativa durante estos años, más entregada a la experiencia de la rumba independiente, la difusión musical y a hacer un buen trabajo que a comprometerse con marcas o sellos disqueros.

chiflamicas

La Folka ha crecido mucho en este tiempo, y aunque ya empiezan a acusarlo de Mainstream, el trabajo de Chiflamicas es crear una cita mensual con los ritmos independientes del mundo que no suenan en los lugares famosos. La selección musical se hace por un criterio muy subjetivo pero efectivo: entra desde cumbia y vallenato hasta Drum and Bass y dubstep. Lo importante es que tenga “alma”. Y en esta búsqueda de música con alma, El Folko se ha dado el lujo de compartir escenario con artistas de la talla de Monsieur Periné, ChocQuibTown, Systema Solar, la Mákina del Karibe, Cumbia Queers, Balkan Beat Box, Burdel Dali… Básicamente con quienes ha querido tocar. Pero además, le ha abierto a Gogol Bordello y a Emir Kusturica, que es básicamente el sueño de cualquier DJ de música Balcánica.

A pesar de haber compartido escena con tantos grandes y de trabajar con la música, “El Folko” no considera que un DJ sea un músico.  Hay músicos que se vuelven DJ y el DJ necesita tener conocimientos de música, pero un DJ no es músico. Lo que Chiflamicas hace es nutrirse del gran hervidero musical que se vive hoy en día. Por eso, escucha todo lo que le llega para mezclarlo, pasa el día eligiendo música y aprovechando el excelente momento que vive la escena alternativa bogotana actualmente, aunque siente también que en este es necesario avanzar un poco en cuanto a sonoridades y superar el reencuentro con la cumbia para revivir la gran cantidad de sonidos tradicionales que hay en el país. Pero lo que no hará es mezclar sonidos radiales, sólo música alternativa. Eso le ha costado público, por supuesto, que quiere escuchar en la fiesta lo mismo que en el dial, pero él prefiere mostrar los sonidos nacionales y extranjeros que no tienen cabida en radio, buscando dar una experiencia de rumba donde la gente realmente escuche la música y mostrando lo que pasa en una escena cada día más viva y que el público merece conocer.

Pero aunque él mezcle música underground, hay fiestas para todos los gustos actualmente. Particularmente,  le gustan las fiestas de DJ Fresh (hiphop), LoLa (techno), Monosoniko Chapetuo (Champeta), Kmmy Ranks (del colectivo El Freaky), Gala Galeano (a quien define como un “selector de músicas del mundo”),  Dj Yabanko (House), Danny Boom (Techno) y Kike el Criollo (Global Bass) entre otros que no recordó y a los que de antemano pidió perdón por no poner en lista. Los nombrados son algunos (solo algunos) de los DJ que admira y conoce en una escena riquísima. Con ellos comparte el amor por la mezcla, esa enorme energía que se siente cuando se sube al escenario y empieza a mezclar para hacer feliz a la gente, ponerla a brincar y sudar y dejarlos exhaustos pero con una enorme sonrisa en la cara. Aunque actualmente es promotor de una banda y a veces la falta de tiempo lo hace plantearse si la Folka sigue o no, seguramente habrá Folka para rato, porque es como su hija de 5 años y no la piensa botar así no más.

Chiflamicas y su Folka ha tenido muchas alegrías y muchos bajones, particularmente cuando la gente le exige poner cosas que no le gustan o no tiene, como pasa en cualquier evento (recuerden lo que pasó en Rock al Parque con  Molotov, que presentaba sus nuevos temas ante un público que sólo quería escuchar “Puto”). Pero su público y los amigos que ha creado lo han ayudado a salir desde abajo y le han abierto espacios para apoyarse mutuamente en la construcción de la escena independiente. Y hay que hacerlo, porque todos tenemos un momento en la vida, un segundo, en donde vemos lo que queremos en la vida y elegir. Siempre habrá problemas y obstáculos, por supuesto, pero de alguna manera se arreglan, lo que importa a la larga es ser feliz.

Para saber más visítalo en redes sociales

Twitter: @djchiflamicas

Twitter de la Folka Rumba Stravaganzza @Folkarumba

Facebook: DJChiflamicas

Facebook de la Folka Rumba Stravaganzza: La Folka Rumba

Imágenes: María Alejandra Sánchez

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

4 están hablando de esto¿quieres decir algo al respecto?

Deja un comentario