Revista El Muro

 

Una pareja en Ratcliffe, Texas, capturó lo que podría ser un chupacabras.  El animal comía maíz tranquilamente en la noche cuando Bubba Stock lo contuvo. Phylis Canion, nutricionista de la ciudad de Cuero, examinó al animal para compararlo con otra especie que frecuentemente se confunde con el Chupacabras: el perro azul tejano, del cual Canion tiene un ejemplar disecado y que no tiene pelo, nace de la cruza entre lobos y perros, y cuyos ojos y piel tienen un tono azuloso. Pero este “Chupacabras” no es parecido al que tiene Canion, según reporta The Huffington Post.

¿es este canino asustado el chupacabras?

Imagen:  kfor.com

Pero Canion encontró diferencias entre su perro y el de los Stock: este, a pesar de no tener perlo, tener una mordida profunda y gruñir con furia, las patas del animal parecen de mapache y no de perro. Así mismo, sus ojos cafés son muy diferentes de los del perro azul. Su gruñido, por otra parte, no se parece ni al de los mapaches ni al de los perros, sólo se parece al de… un chupacabras (según Arlen Parma, quien ha cazado mapaches por más de 20 años).

Sólo un análisis de ADN podrá confirmar si es un chupacabras no es una mutación nacida de la cruza de otros animales o una mala identificación de otro animal del sector, peor es imperativo que lo vea un biólogo para salir de la duda. Puede ser un Coatimundi o un mapache con sarna u otra enfermedad que le hiciera perder el pelo, pero no hay heridas características de ninguna enfermedad cutánea y su comportamiento no es el de un animal enfermo. Tal vez se haya encontrado una nueva especie. Lo cierto es que tal vez el mítico monstruo ya tenga una explicación menos fantástica que la que popularmente se le ha dado.

Información e imagen: kfor.com

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario