Revista El Muro

 

Una corte parisina encontró culpable de exhibicionismo sexual al artista sudafricano Steven Cohen tras bailar durante 10 minutos en zapatos de plataforma y un estrambótico vestido en la parte superior de su cuerpo, y con un gallo atado a su pene. El acto, según Cohen, nada tenía que ver con la sexualidad sino que era una protesta contra un mundo homofóbico, antisemita y xenófobo, siendo Cohen un judío homosexual que vive en París, como reporta Dangerous Minds.

Pero nadie puso denuncia ni se molestó, ni siquiera el grupo de monjitas que le sirvió de público. La fiscalía pidió una multa de € 1000. Según Cohen, la única víctima de todo esto es el arte.

El gallito, como reporta Reuters, no sufrió ningún daño y hoy en día vive plácidamente en un galpón normando. Fue elegido por ser uno de los símbolos de Francia. Prefirió no dar declaraciones. El Arte, víctima de todo esto según Cohen, tampoco dio declaraciones, pero un vocero dice que sigue en la ducha sentado en un rincón sintiéndose sucio.

Y si siguen sin creerlo, miren el video:

Fuentes: Reuters, Dangerous Minds.

 Imagen: Dangerous Minds.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario