Revista El Muro

Te presentamos la interesante propuesta teatral del joven escritor y director iraní.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

“Conejo Blanco, Conejo rojo” es, por mucho, uno de los montajes teatrales más interesantes que he visto. Tanto, que no sé incluso si llamarlo teatro, pero tampoco tengo idea de qué sería. Es un montaje en el que se interactúa con el público y hasta se le anima a sacar el celular y meterse al mail (no diré por qué). Pero bueno, eso no es del todo lo más interesante, en muchas obras hay interacción con el público (aunque en esta TODOS deben participar, así sea con pequeñeces).

El director Nassir Soleimanpur trae una propuesta interesantísima. Salida de las profundidades culturales de Irán, la obra no tiene preparación alguna por parte del actor: sencillamente hay una escalera, un par de vasos de agua y una silla. Quien asuma el reto de pararse frente al público y actuar en esta obra, recibirá un sobre sellado con un libreto al que se acercará por primera vez, que no conoce, que no ha preparado y que no tiene ni idea de qué trata. Y de allí parte un reto actoral completamente Sui Generis que realmente hay que ser muy valiente para asumir. La obra llegó a Colombia en el marco del Festival Brújula al Sur de Cali, y estará en temporada los viernes y sábados en Bogotá hasta el 11 de noviembre

El guion es sencillamente una maravilla. Pasa de lo personal a lo filosófico, de lo político al chiste rápido, de la intriga al humor, y todo esto en cuestión de minutos. Soleimanpur juega con la audiencia, con el actor, con su propio ser…  Un texto denso, muy denso, pero tan bien llevado, que no por eso se hace incomprensible. La escasa utilería y los recursos que el actor pueda usar son la clave para que cada noche esta obra sin director, o al menos no en ningún sentido tradicional de la palabra, pueda llegar a feliz término y dejar al público divertido y perplejo en partes iguales, con la sensación de no saber qué demonios acaba de pasar, pero con la certeza de haber entendido todo.

Click para agrandar

De la actuación, sencillamente no hay nada qué decir. Si, siento que un gran actor como Nicolás Montero (quien asumió el reto durante la presentación que vi) podía dar algo más en la parte actoral, pero eso se hace irrelevante, en tanto Montero no volverá a enfrentarse a ese libreto. Los actores invitados para esta temporada en Bogotá son  Nicolás Montero, John Alex Toro, Laura García, Marcela Gallego, Julián Román, Kepa Amuchastegui, Alejandra Borrero, Julián Arango, Diego Trujillo y Jacques Toukmanian. Grandes nombres que seguramente darán al público una velada inolvidable guiada por el ausente Soleimanpur .

Es una obra de teatro imperdible y que cada noche resulta ser diferente. Es intrigante, inteligente, ácida y divertida. No me gustó del todo el tamaño del auditorio: siento que este experimento funcionaría aún mejor si fueran muy pocas butacas, si fuera una actuación, o mejor, una celebración aún más cerrada e íntima. Pero eso no le quita que sea una velada para pensar, preocuparse y desternillarse de la risa, a veces todo al tiempo. Vale la pena verla para conocer y vivir formas diferentes de hacer teatro, lejos de lo tradicional, y de frente a nuevas visiones de lo que es un espectáculo. Y hasta se puede repetir, peor por favor no le cuente al actor lo que va a tener que hacer

Y tranquilos tímidos, que esa partecita de la interacción que saca a tanta gente de los teatros no quiere decir que vayan a salir boleteados. Lo que toca hacer a todos no es realmente nada grave para quienes preferimos evitar hacer el oso.

Información sobre precios y ubicación haciendo click acá

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario