Revista El Muro

Te presentamos “Corriente alterna”, el demo de Río Abajo, banda que ganó fama viral esta semana por su video de “Los tres huevitos”

Por: Mauricio Moreno

Puedo decir que conozco a Río Abajo y su trabajo antes de que sus tres huevitos se volvieran un hit viral. En gran medida se puede decir que somos el primer medio que creyó en ellos y son parte de esta familia, particularmente cuando fue la primera agrupación que entrevistamos  en la alborada de estas páginas. Todo esto para pasarme de jister y decir que me gustaban antes de que fuera Mainstream.  Y sobre todo, para poder decir que son mucho más que “los manes de los tres huevitos”.

Pero es en serio. Rio Abajo es una propuesta muy rockera, muy divertida y muy interesante no sólo desde lo musical, sino desde sus contenidos. Más allá de sus tres huevitos y el éxito que están teniendo, es una agrupación que ha presentado desde sus inicios una propuesta políticamente militante e interesante, con letras cargadas de humor y elementos que invitan a la reflexión. A mediados de 2014 lanzaron “Corriente Alterna”, su primer demo que consta de 9 temas  (entre los que se incluyen los tres huevitos, canción que ya había hecho las delicias del público desde la primera edición de 24-0) y que fue grabado en los estudios de Mano Peluda con la producción de la banda en el mes de abril para hacer un lanzamiento por Souncloud en Mayo. La banda está conformada actualmente por Diego Duque (voz y cuatro) Iván Darío Muñoz (bajo), Andrés Rengifo (guitarra), Juan Carlos Urrea (guitarra y voz), Leandro Duque (batería y percusión).

“Corriente alterna” es un trabajo de Rock con cercanías al punk, pero también a ritmos tropicales, y andinos. Aunque es un disco cargado de política, también tiene canciones de amor (porque ellos también tiene sus corazoncitos, no son sólo huevitos). El tema rector es el humor, que le ponen tanto a las conversaciones y frases de Uribe como a su cover de “ojos chinos” del gran combo que abre su tema en el quie cantan a la chica que están conquistando y a la que invitan a jugar al origami y la batalla naval: ella hace un barquito y ellos se lo hunden. La ejecución musical es bastante buena y la peculiar voz de Duque y sus constantes juegos con la entonación (de hecho, imitaciones) le da un sello distintivo a la banda.

rioabajocentEl trabajo abre con los tres huevitos, la ya viral colección de frases de Uribe que hace una increíble crítica al expresidente a punta de decir que le va a dar en la cara, marica, con esa llamada que ojalá le grabaran al rpesidente en una suerte de lavada de manos cuando estaban chuzando a todo el mundo. Después le bajan al ritmo pero le suben al contenido con “Antonieta”, tema sobre una joven desplazada por la violencia que militó tanto en las filas de la guerrilla como de los paramilitares, la historia de “la flor más rebelde del sur”. Después está “La Arepa”, canción que habla de esos “negocitos” que se dañan, acompañada de un coro que invita a cuidarse de toda forma de corrupción, política o ciudadana para cerrar con una invitación a buen pogo.

En el cuarto corte se le baja un poco el ácido a las letras y se abre con una edición de “ojos Chinos” del Gran Combo que sirve como antesala a “La Batalla Naval” en la que el juego con las voces y letras recuerda al General, tal vez a manera de parodia, tal vez en forma de crítica. Lo cierto es que es una canción que hasta se aguanta su meneadita de cadera, y al que no quiera bailar, se puede reir de la sarta de barbaridades que dicen. Y para seguir con la miel, viene “Calle Desierta”, una historia de amor, peor de esos amores nocturnos, oscuros.

El sexto corte es tal vez el más social del álbum: “Duro pal campesino”, un homenaje a la vida del campo, pero no simplemente a la labranza y a la naturaleza, sino a la zozobra permanente, al desplazamiento, peor sobre todo, al valor y fortaleza del campesino que debe soportar el dolor y el miedo de la guerra que azota al país. Luego viene “Hondo” cantada por otra voz líder, la de Urrea, nuevamente una canción de amor, aunque habla más bien de la tusa, del recuerdo que se tiene que ir para poder seguir adelante. Sigue “Lesión hepática”, un tema construido con palabras más  bien complicadas cuya interpretación queda a gusto del lector (porque la verdad no entendí muy bien un par de cosas). El demo cierra con “Qué buena cosa” que, sin dejar de ser humorística en algunos puntos, es básicamente la canción perfecta para dedicarle a la novia.

Esta presentación canción a canción simplemente busca que el público no supere los tres huevitos, sino que se anime a escuchar algo más de esta gran banda. Si bien están apenas empezando en el mundo de la música, tiene mucho más para ofrecer. Los huevitos es una gran canción, sí, pero es una entre una colección de buenos temas en construcción y prueba aún. Pero es una banda que vale la pena escuchar con un trabajo de años que no se puede dejar atrás (sólo he visto un medio que nombrara este trabajo, respetando a la banda y mostrando que no son un one hit wonder)

En una nota personal, confieso que no quería escribir esta reseña aún. Es un demo y en esa calidad, es aún un trabajo en proceso. Aunque es muy bueno (porque llevan años trabajándole) hay cositas por arreglar aún (Juraría que escuché mensajes de Skype entrando en un par de cortes, pero no lo sé). Sin embargo, el repentino éxito de sus tres huevitos los ha puesto en boca de los medios mainstream y algunos alternativos, y me tomo este trabajo porque Rio Abajo no es simplemente una mamaderita de gallo como en su momento lo fue Zangre Q-Agulada (que sacó dos discos que tenían más chiste que letra y más letra que música, pero que estaba pensado para ser así). Los Rio Abajo son mucho más que los tres huevitos y escribir esto es un reconocimiento a ese trabajo en progreso, una invitación al público para que escuche una propuesta crítica, inteligente y divertidísima sin quedarse simplemente en lo que los medios del mainstream hacen pasar por el sabor del día.

Calificación: unaestrellaunaestrellaunaestrellaunaestrellaceroestrellas

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario