Revista El Muro

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

¿Qué es el cuento con la mente? ¿Por qué tanta gente dice cosas como “el que piensa pierde” o “hágale sin mente”? Sea por la evolución, la creación o lo que sea, la mente es uno de los grandes dones de la humanidad. Por eso a muchos les suena completamente salido de proporción que tantos rechacemos el poderío de la mente y prefiramos la acción, el hacer y el ser, antes que la razón.Y es que en el mundo en que vivimos, muchos nos dicen que todo lo que no es racional es basura. A eso se puede responder que, primero, el amor es completamente irracional, y es lo más bello que puede sentir cualquier persona. Además, cosas como las armas de destrucción masiva son productos de grandes mentes que calcularon cómo destruir, mientras que los Derechos Humanos nacieron porque nos horrorizaba la capacidad de una mente sin corazón.

Pero más allá de eso, tratemos de entender para qué creo que sirve la mente: Entre otras cosas, nos ayuda a calcular y prever las consecuencias de seguir nuestros sueños, y eso siempre será positivo… pero la mente es cobarde y no se le ocurre nunca pensar más que en las dificultades y debilidades, contagiándonos de su miedo y acabando por frustrar nuestros sueños y esperanzas. Y así, lo que soñamos muere antes de nacer. Y todo porque estamos acostumbrados a pensar siempre por lo bajo, por lo negativo, por lo seguro, por lo fácil y lo cómodo… porque pensamos con miedo, aunque podríamos pensar con amor.

pensador

El pensamiento, mal utilizado, inmoviliza.

  No quiero decir con eso que haya que despreciar a la mente. En el Tarot de Marsella, la vida mental se representa por una espada. Eso quiere decir que corta, separa, divide y enfrenta. Pero también, que es la dote que debemos aprender a usar antes de poder emplearla correctamente (los otros palos -los oros, los bastos y las copas- están hechos, no hay que perfeccionarlos sino usarlos bien). Y el uso incorrecto es ese que nombré primero, por eso tenemos que entrenar la mente para que piense de manera que no nos dañe con su miedo y su necesidad de seguridad. Entrenarla es acostumbrarla a correr riesgos, a apostar por lo que queremos, habituarnos a ver las oportunidades antes que los peligros… siempre va a haber ambas cosas, pero la cuestión es que si sólo nos fijamos en el riesgo y no en la aventura y la posibilidad, nuestra vida se vuelve inmóvil, estéril y aburrida.

Y esas personas son las que vemos como perdedores, porque el perdedor no es el que apuesta y pierde, sino el que no apuesta por el miedo a perder. Yo los llamo gente de-mente… porque creo que es medio loco saber qué es lo que te hace feliz, y no hacerlo por miedo. Todos conocemos gente de-mente, y muchos lo somos (yo también tengo mis ratitos de-mentes): el amigo poeta que no le muestra sus poemas a nadie por miedo a la crítica, la amiga cantante que sólo canta a dos o tres amigos por miedo al ridículo… siempre el cálculo y el miedo, siempre la mente mal entrenada y la falta de aceptación… esto no quiere decir que no pensemos y sólo actuemos porque ese extremo tampoco es sano, sino que dejemos al corazón -al que sabe lo que realmente deseamos en nuestra vida- decidir qué hacer y a la mente cómo hacerlo. La elección del corazón jamás será jugar sobre seguro: siempre pedirá riesgo, emoción y luchar por lo que se ama, siempre buscará la felicidad.

En últimas lo que quiero decir es que para crear la felicidad, la meta la fija el corazón, el camino lo fija la intuición, y la mente es la que dice cómo recorrerlo. Pero sólo si la utilizamos con amor y no con miedo. Todos tenemos un poder de creación inmenso, y una mente con miedo es la que suele acabarlo. La felicidad está en compartir lo que creamos con el mundo, en la armonía que nace entre lo que hacemos y lo que queremos hacer. Estamos en este mundo para vivir la vida, no para pensar que la vivimos.

 

Comparto este juego de palabras que nació de una canción, y que en gran medida engendró esta columna:

No dejes de creer

No creas en dejar

No dejes de crear.

Inlack’ech, amor a tod@s.

Imagen central tomada bajo licencia creative commons de http://pijamasurf.com/wp-content/uploads/2012/04/pensamiento_analitico_creencia_dios_ateismo.jpg

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario