Revista El Muro

Hablamos con Pantera, Manolo, César e Ihuma de los Desenchufados de México, una agrupación con un sonido muy particular que nació en el underground mexicano y ya pisa escenarios tan grande como el Vive Latino

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Un 2 de noviembre hace 8 años nació Desenchufados cuando Manolo Calavera e Ihuma Pervers quisieron proponer un sonido más salvaje, fuerte y diferente al rock pop que estaba sonando en México en ese momento, más cercano a los inicios del punk y el garaje. Cada quién tenía otros proyectos, pero decidieron unirse para crear los “Desenchufados del sistema”, posteriormente Desenchufados.

 Su música es una fusión de ritmos que incluye punk, rockabilly, psychobilly, garaje… toda la escena oscura y underground  de la música, sumada al toque que cada uno de los integrantes que están y que han pasado le da al particular sonido de Desenchufados. En su proceso creativo, ambas voces, masculina y femenina, van de la mano y ensamblan pensando en que ambas voces luzcan y funcionen por igual. Para componer, crean una base a la que añaden los instrumentos y arreglos logrando ese sello tan particular, tan propio, gracias a las diferentes influencias de cada miembro del grupo.

Sus letras hablan de problemáticas sociales, los abusos de poder, pero también les gusta hablar de terror: vampiros, murciélagos, zombies y esqueletos, imágenes en ocasiones muy ligadas a las tradiciones mexicanas, al cine y la literatura de terror. Lo visual es clave para ellos: por eso, su disco además de la música, tiene un componente importante en cuanto a diseño inspirado en las tradiciones de su país.

Para ellos fue clave hacer un disco físico. No sólo por la nostalgia, sino porque así podían añadir ilustraciones y mostrar elementos de la tradición mexicana y el día de los muertos. En efecto, “Zombies”, su primer disco, es una pieza de colección a la que se le nota el trabajo y el esmero con que fue hecha. Y aunque ya no se vendan tantos discos físicos como antes, la gente los compra gracias a ese diseño tan particular: no es muy normal ver una calavera que guarde un disco ni un trabajo de diseño tan esmerado y con un concepto tan sólido.

Pero aunque con el tiempo el nombre cambiara, su música conserva ese espíritu underground de estar desenchufados del sistema. Son una “banda para la banda”, es decir, preocupados por hacer música y llegar a pasar un buen rato con el público antes que cualquier otra cosa. Por eso, su show aunque tenga una lista de canciones prediseñada, termina variando según la actitud de los espectadores, obligando así a meter más canciones, alargar las que están tocando, saltar al público… nunca hay dos shows iguales, todo nace en el momento y cada ocasión es diferente. Es un show de amigos, incluso con colaboradores que dan nueva vida a ‘las rolas’ y que crean nuevos lazos de amistad entre ellos y el público.

Como banda son muy fraternales. Es decir, son personas accesibles, que ni siquiera usan el camerino sino que se bajan del escenario a ‘Tomar chelas’ con los que antes eran seguidores y ahora son amigos. Se convierten en una familia con su público y no creen en los rockstars, sino que su buena onda los lleva a interactuar con las personas para conocerlas mejor.  Y esa actitud junto a su calidad musical y un show directo, honesto y divertido, es lo que  les ha permitido algo clave: ascender en el under mexicano.

La escena artística mexicana no es fácil: hay mucha competencia de gran calidad. Sin embargo, ellos han llegado a pisar escenarios como el Vive Latino, un evento que apenas empieza a abrirse a propuestas extremas como la de ellos. Allí tocaron en la tarima de sonidos alternativos ante un público que empezó siendo relativamente pequeño y terminó a reventar gracias a su show. Actualmente, son la banda under que esta moviéndose por ese tipo de escenarios, luchando para salir adelante y abriendo esos escenarios para propuestas alternativas como la suya.

No les tienta el mainstream, aunque no se niegan a la opción de trabajar con una gran disquera si es que eso llegara a pasar. Claro que les gustaría poder llegar a más personas, pero siempre y cuando eso no implique perder esa esencia y concepto tan humano y fraternal, tan de buena onda que los ha caracterizado. Su trabajo ha sido ejemplar, han abierto camino a otras propuestas musicales pequeñas y con sonido extremo dentro de su escena local. Otras bandas han visto su ejemplo y lo siguen, incluso les agradecen por abrir, enriquecer y ayudar a visibilizar la escena. Gracias al trabajo de bandas como Desenchufados, muchas agrupaciones llegan a creer más en su propio trabajo.

El próximo año van a sacar un vinilo y un nuevo CD. Mientras eso pasa, van a seguir adelante con su proyecto con constancia, haciendo sus cosas y siguiendo sus sueños con perseverancia, entregando todo, siendo libres más allá de las opiniones y dando el 100% por sus sueños sin importar lo que haya que dejar atrás, pues si algo debe irse, su partida suma en vez de restar. El camino del arte es largo y complicado, muchas veces hay que esperar a tener un nombre para que la gente crea en tu trabajo, por eso es que no hay que desesperar sino seguir con constancia y sin olvidar quién se es, que son una banda para la banda.

Para saber más, sigue a Desenchufados en

 

Imagenes: Facebook

                                 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario