Revista El Muro

Hablamos con Giancarlos y Carlos de la agrupación samaria D’Gyllians, quienes nos hablaron un poco sobre su historia, visión de la escena y el futuro de la agrupación 

Por: Mauricio Moreno

@Mauromoreno83

D’gyllians es una agrupación emergente de Santa Matra cuya historia se remonta a la niñez de sus integrantes. Daniel Trujillo y Carlos Agudelo  se conocieron hace muchos años y aprendieron a tocar guitarra juntos. Por otro lado, Nicolás Vargas  y Jorge “Tom” Mariño empezaron a tocar en la niñez. Finalmente, en 2013 se unió Giancarlos Mazenett y conformaron la agrupación. Ninguno es músico profesional, todos ejercen otras profesiones como el derecho, las ingenierías, la biología o la gastronomía.  Pero para todos, la banda pasó de ser un hobby a ser su empleo de medio tiempo y se convierte poco a poco en su camino de vida.

dgyllians3

Imagen reproducida bajo autorización de D’Gyllians

Para casi todos, D’Gyllians fue su primera agrupación. Eligieron ese particular nombre por una enfermedad: El Síndrome de Gyllian-Barré, una  condición que de acuerdo a Medline, se produce cuando el sistema inmunológico ataca al sistema nervioso, causando parálisis en el cuerpo. Este síndrome atacó a Nicolás y cuando se formó la agrupación, estaba en recuperación, siendo así que a medida que la agrupación crecía, Nicolás recuperaba la movilidad y habilidad en la guitarra. Una historia y una marca que une a cualquier agrupación.

Pero a pesar de esa diversidad, no es un rock raro: su música es tremendamente agradable y digerible: buscan recuperar el rock clásico mientras construyen sonidos que puedan gustar a cualquiera y sea amigable con el público. Todos sus temas nacen de la experimentación musical y las letras son escritas por Manzenett. Cada uno tiene gustos musicales diferentes, desde el funk, la electrónica, el rock en sus vertientes en español e inglesa y el pop, además viven rodeados de folclor y sabrosura por su residencia en la costa. Por eso, a medida que crean y componen, la diversidad lleva a que realmente tengan un sello que, aunque está en consolidación, tiene un sonido muy particular. No es que tengan un estilo definido ya en una cartilla, sino que la unión de tantos estilos crea una identidad muy propia y reconocible en su música.

Nunca les gustó hacer covers, y eso los impulsó desde el comienzo a crear sus propios temas. Inicialmente, lo presentaron ante Virgilio Rodríguez, un productor samario, quien les dio “palo” por su trabajo. Pero en vez de rendirse y recordando que la pasión es la música, usaron eso como un aprendizaje y trampolín, y su esfuerzo y ganas de sonar se materializaron en el EP Infinito de 2014 que reúne algunos de los primeros temas compuestos por la banda. Pero su historia continuó y a punta de esfuerzo y dedicación llegaron a los estudios de Audiovisión para grabar “Kilómetros”, su segundo EP en 2015.

dgyllians2

Imagen: coconut films. Reproducida bajo autorización de D’Gyllians

D’Gyllians son parte de la nueva oleada de rock costeño. En cuestión de meses, en la región caribe han renacido propuestas y festivales, hay intercambios entre ciudades y trabajo conjunto, según ellos, lo que ha permitido la creación de sinergias beneficiosas para todos los involucrados. Así mismo, agrupaciones rockeras importantes del resto del país están frecuentando escenarios costeños, algo que no era frecuente. Es una red que empieza a construirse entre todas las ciudades del país, un trabajo conjunto que crea un público fiel que apoya a las agrupaciones por algo más que haberlas escuchado en la radio, algo de lo que la empresa privada se está dando cuenta poco a poco.

Pero es una escena que necesita profesionalizarse. Tras hablar con Virgilio Rodríguez, D’Gyllians debieron decidir si serían una banda de niños jugando a la música, o una banda independiente. Y así, se dieron cuenta de que es una inversión de tiempo y dinero, algo para tomarse en serio y de manera profesional, como un trabajo, con todos los sacrificios que eso pueda implicar. Cuentan con humor que durante un tiempo  sólo pudieron ensayar durante la hora de almuerzo del trabajo… por lo que ensayaban con el plato en la mano.

Pero ningún sacrificio es mucho cuando se siente la sensación de estar en la tarima. Más allá de la motivación económica, su pasión está en los escenarios, en crecer. Por eso, aprovechan cada espacio, cada momento para hacer crecer el grupo. No aceptan excusas para no trabajar: comparan la situación de la escena samaria, la falta de sitios y condiciones, de publicidad, y cómo trabajan para solucionarlas, con la de otras ciudades donde, a pesar de estar todas las condiciones dadas, los músicos se quejan de la “falta de apoyo”.

10312486_415628055256357_634825365970098148_n

D’Gyllians en Cartagena. Imagen Reproducida bajo autorización de D’Gyllians

Todo se soluciona creyendo. Giancarlo recuerda a Freddie Mercury cuando dijo que lo único que quería ser era una leyenda. No quieren parar, quieren llegar lejos pero van un paso a la vez, construyendo un proyecto sólido. Perseveran porque saben que siempre van a encontrar apoyo, porque vale la pena creer y que lo que se proyecta en la actitud es lo que hace que se llegue al prójimo. Porque sólo creyendo en lo que se tiene, se puede hacer que los demás crean también.

Los dejamos con su más reciente video, “Ya no quiero nada”

Puedes seguir a D’Gyllians en

botonweb botonfacebook botontwitter botondeezer botoninstagram botonyoutube

O puedes leer nuestras presentaciones de ambos trabajos:

Infinito

Kilómetros

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario