Revista El Muro

Presentamos el segundo álbum de la artista Laura Torres y su proyecto “Laura y la máquina de escribir”

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Si hay una palabra en la que se pueda resumir el álbum “Diarios de distracción y desastre” de Laura y la Máquina de escribir es “particular”. En efecto, su sonido no se puede encasillar, La voz de Laura Torres no se puede encasillar, sus letras no se pueden encasillar… Es un trabajo muy propio, lleno de temas que se notan salidos del corazón en los momentos tanto de distracción como de  desastre. Como lo afirma la misma Laura, esas canciones son los diarios de las historias que ha vivido en los últimos cuatro años convertidas en música.

El trabajo cuenta con 10 cortes para una duración total de 35:32 y se lanzó el 28 de septiembre de 2017 tras la presentación de los sencillos “Canciones encantadas” y “Así, así, así”. La producción estuvo a cargo de Héctor Buitrago y la Mezcla de Pedro Rovetto. Se grabó en los Estudios de Árbol Naranja en Bogotá y se masterizó en Onda Selecta por Felipe López. La edición estuvo a cargo de Paula Peña.

El trabajo viene en una caja de cartón con refuerzo plástico para no dañar el disco. Tiene un librillo en el que están contenidas las letras de las canciones. El folleto, además, tiene ilustraciones que varían entre imágenes de Laura e imágenes alusivas a las letras y de hojas de árrbol. Tiene, además una suerte de introducción, de prólogo, en el que Torres cuenta brevemente el origen de sus temas.

El álbum es un juego de contrastes, tiene canciones divertidas y raras, como “Señor Salmón Crudo”, lumínicas como “Así, así así” o mi favorita personal “Saltar” y oscuras como “Los Jueces”. En cuanto a sonido, la artista propone un pop muy personal, a veces con tintes electrónicos, a veces dando vueltas por las veredas del rock sin que por eso se entregue del todo a ninguno de estos géneros, sin que deje de tener el sello personal de la artista. Lo cierto es que son composiciones que sin muchos efectos ni cambios bruscos, resultan tremendamente ricas y complejas en su construcción.

Las letras, por su parte, merecen ser destacadas: profundas, inteligentes y bien construidas, llenas de figuras y juegos de palabras hermosos, lejos de los clichés del pop y cerca de la poesía y la literatura. Todas acompañada por la particularísima voz de Torres, muy de ella, llamativa y suave para seducir en temas como “Boom” o ,”Así así así” pero lo suficientemente potente como para ponerse seria en “Jueces” o rockera en “Saltar”.

Hay que anotar, además, los grandes nombres que acompañaron a la artista en la grabación. Desde los ya nombrados Buitrago (Aterciopelados y <Conector) en la producción y Rovetto (Superlitio) en la mezcla hasta Santiago París (Oh’Laville) en las voces para dos canciones, Ana Gonzáles en el bajo, Alvin Schutmaat en el órgano y  las guitarras (ambos, miembros de Schutmaat Trio), Christian Sarmiento en la batería  y Leo Castiblanco (Durazno, Aterciopelados) en la guitarra, entre muchos otros talentosos músicos que hacen de la interpretación musical un elemento impecable.

Lo negativo: me quedo con la duda sobre el diseño de la caja o las ilustraciones, muy bonitas, por demás. Tal vez no busqué bien, pero no encontré el crédito. Lo cierto es que además de eso, es más bien poco lo que podría criticar de manera negativa a este trabajo, que creo que es uno de los trabajos que más me ha gustado este año (que aún no termina), al menos en cuanto a pop. Además, cuenta con un show sencillo pero potente y emocional en vivo que respalda con creces lo presentado en el álbum.

Como dije desde el principio, este es un trabajo bien particular: una voz única, composiciones únicas, un equipo único y diez cortes llenos de letras profundas y bonitas, además de un gran trabajo de producción. Este es un álbum que vale la pena tener no sólo para escuchar a una gran exponente musical, sino para seguir la carrera de una talentosa joven se inserta en el grupo de artistas femeninas latinoamericanas con propuestas alternativas como Carla Morrison o Natalia LaFourcade, y que sin duda dará de qué hablar con sus letras y su pop de ella, muy de ella.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario