Revista El Muro

Te presentamos el debut literario de la escritora bogotana Margarita Arenas

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

 “Donde Guardas tus miedos” es el primer libro de la escritora bogotana Margarita Arenas. En 230 páginas y bajo el sello editorial 531, la autora construye la historia de Ana, una joven de clase media-baja de una ciudad que aunque no se diga, es Bogotá en los años ochenta o comienzos de los noventa. Es en gran medida la historia de una niña que al convertirse en mujer encuentra a su “príncipe azul”, Roger, un joven de clase muy alta. Pero esta explicación pasa de simplista, pues “Miedos” no es una historia de amor, sino de maltrato intrafamiliar y acoso sexual, es la historia de una joven que calla su sufrimiento y dolor mientras deja atrás la infancia y llega la adolescencia con sus dudas,  sus dolores y sus amores, pero sobre todo su inocencia y candidez.

miedosYa acostumbrado a la línea editorial de 531, más de novela negra y textos infantiles que otra cosa,  y tratándose de un tema tan complejo, esperaba que la novela tuviese escenas fuertes, pero por el contrario, lo primero que se puede resaltar del libro es su increíble respeto: las escenas fuertes no son minimizadas, de ninguna manera, pero se manejan con tal sutileza que sorprende, que alerta y horroriza, pero no agrede. En ese sentido, no es un libro morboso o de “denuncia” que acaba por victimizar aún más a la víctima. Hay violaciones, sí, violencia, sí, pero el libro no gotea sangre. Incluso, su título parecería indicar que la historia será violenta, pero realmente es un guiño a la canción “Trátame suavemente” de Soda Stereo, agrupación favorita de Ana.

Así mismo, se puede resaltar la  emocionalidad con la que se escribe cada línea: tiene la peculiar habilidad de lograr conectarse con el lector a un nivel mucho más profundo que el discursivo y crear lazos con el lector en lo emocional, de hacer que se deteste desde las primeras líneas a uno u otro, o que se quiera gritar. ·En ese mismo sentido, la narrativa es muy fluida y clara. Por la forma en que está escrito, parece que no pasara nada, todo se desenvuelve en la cotidianidad, aunque pasa absolutamente de todo… una vez más, todo se queda en  silencio. La narrativa se desenvuelve de tal manera que atrapa, que logra que quien toma el libro no lo suelte y se ate desde lo emocional a la historia, que tome partido por un u otro personaje y se quede en la lectura simplemente  para conocer su destino. Sin duda es un libro que vale la pena tener, leer y repasar, recorrer varias veces para disfrutar de una historia que puede llevarnos por toda la gama de emociones en un par de páginas.

Pero más allá de estas virtudes, la misma fluidez del libro hace que me quede un sinsabor: No sé si pueda decir que es algo negativo y realmente no sé muy bien cómo explicarlo, pero creo que el final es muy rápido, aunque no por eso apresurado. Quiero decir, siento que podría extenderse un poco más, pero no sé si eso sea del todo necesario, pues a la larga se dice sin rodeos lo que se debe decir, no más, no menos. Así mismo, se podría decir que el libro debe tener una  postura más agresiva (porque ya es muy fuerte, pero no agresiva) frente al maltrato contra la mujer. Sin embargo, creo que eso le haría perder la calidez tan de madre -tan femenina- con que está escrito, esa misma en la que radica la conexión emocional, ese lazo de cariño o desprecio que desarrollamos los lectores con los personajes. Así mismo hay un par de giros que resultan increíbles, pero la autora se “cura en salud” jugando con el absurdo y burlándose o escandalizando a sus personajes por lo increíble que resultaron (y además, según la autora, tomó esas situaciones de la vida real).

 

Imagen: Facebook de la autora

“Donde guardas tus miedos” es un libro hermosamente escrito que merece ser leído, no sólo para presenciar  lo que puede ser el comienzo de la promisoria aventura literaria de Arenas,  sino para ver desde otro punto de vista (no por ello ser laxos o perdonar) el maltrato hacia la mujer, las pequeñas violencias sexuales del día a día que no son noticia pero que igual destruyen vidas, y la importancia de dejar de lado el silencio. Es un libro que no se hubiese escrito si Ana hubiese superado el Status Quo que se le exigía guardar y hubiese hablado, rompiendo así con la cadena de errores en la que también estaba sumida su mamá (no es spoiler, pero casi)

En últimas, es un grito de poder femenino. Es la invitación a no callar las violencias diarias y a que los hombres nos hagamos conscientes de las formas tan o no tan sutiles en las que violentamos a las mujeres en su sexualidad y dignidad. Es una declaración no intencional de feminidad que se logra desde la misma forma de la escritura, tan asombrosamente femenina y cálida, amorosa y respetuosa incluso para temas tan complejos. Es un libro que invita a superar los miedos a vivir y ser, a pedir respeto y dignificar nuestra humanidad, a no esconder nos y dejar de guardar las emociones, y a entender que la violencia, sea pequeña o grande, no es admisible, que puede que sintamos miedos pero que no son excusa para callar, para dejarlos guardados… entender  que no podré quitártelos si al hacerlo me desgarras.

Dato curioso: “Trátame suavemente” no es sólo la primera canción que dedicaron a Ana, sino el único tema de Soda Stereo que no fue compuesto por un miembro de la banda, sino por Daniel Melero.

El libro se consigue en Lerner, Fondo de Cultura Económica, La Madriguera del Conejo, La Tornamesa, Wilborada y La Casa de las Letras, o fuera de Bogotá en el sitio web de la editorial

Si quieren saber más, visiten el Fanpage de la autora: https://www.facebook.com/pages/Margarita-Arenas 

O pueden seguirla en Twitter @mariana_santa, en Instagram @mariana_santamar o en su blog marianasantamaria.blogspot.com

Calificación: unaestrellaunaestrellaunaestrellaunaestrellamediaestrella

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

4 están hablando de esto¿quieres decir algo al respecto?

Deja un comentario