Revista El Muro

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

@mauromoreno83

Nancy Cortez es una artista plástica que no es muy reconocida en el medio artístico ni entre el público. Se graduó hace pocos años de Artes Plásticas en la Universidad del Bosque y tiene en pausa una carrera de Saneamiento Ambiental en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Hoy en día, se gana la vida dictando talleres en colegios y ocasionalmente trabajando con la comunidad. Pero su obra y su trabajo tienen un componente importante que la destaca entre los artistas jóvenes: tanto en sus instalaciones como en su vida laboral, Nancy se ha encargado de despertar la consciencia ecológica en el público y en los niños con quienes trabaja.

El interés por la ecología le vino desde que estudiaba artes plásticas, cuando cursaba además asignaturas electivas de la carrera de Ingeniería ambiental, lo que la llevó a estudiar también Saneamiento Ambiental en una universidad diferente. Las inquietudes por el cuidado del ambiente la llevaron analizar el humedal de Jabooque en la localidad de Engativá, muy cercano a su casa. Intervino ese espacio utilizando cabello humano recogido de las salas de belleza de su barrio para crear consciencia sobre la degradación de los materiales y el impacto sobre el humedal. Luego, trabajó otra obra con neumáticos buscando expresar la misma preocupación. Y posteriormente, decidió intervenir un terreno baldío cerca a su casa, pero sin elaborar materiales, sino sembrando árboles. Sin quererlo, recuperó un parque que se convirtió en un sitio de encuentro para familias y amigos, empoderando así a la comunidad de su espacio.

vaca

Vaca hecha íntegramente de bolsas de leche reutilizadas

 

Su enfoque se basa en una idea muy sencilla: su obra y su trabajo deben servir para expresar ideas de manera creativa y además preservar el medio ambiente. Así, por ejemplo, enseña a niños de bajos recursos a expresar sus opiniones utilizando, o mejor, reutilizando materiales de desecho, tales como papeles, bolsas, incluso residuos orgánicos como cáscaras de fruta… Así mismo, los invita a resignificar los objetos e intervenir el espacio para expresar opiniones, pero de manera consciente y en armonía con la naturaleza.

También ha trabajado con las comunidades de Engativá, Suba y Teusaquillo. Lo interesante es que por medio de sus exposiciones e instalaciones ha logrado impactar al público, que además ha empezado a replicar sus experiencias, generando inquietudes para que se entienda la importancia del hacer en armonía con la naturaleza, de trabajar por el ambiente tanto desde el arte como desde lo cotidiano.

 

refugio

Montaje de “Refugio” en el jardín Botánico de Bogotá

Pero en el mundo del arte su obra no ha sido bien recibida, ya que se dice que es algo ambiental y no artístico. Y es que su arte no está pensado en la venta, la decoración o la crítica, sino que es que busca también educar en la ecología, la reutilización y la revisión de los conceptos sobre la ecología. No es un arte pensado para venderse, sino para compartirse. Es una búsqueda personal para cambiar el entorno, para replicarse y para cambiar el mundo sin pretender cambiarlo. No es un trabajo egocéntrico, sino que busca generar espacios para que el otro pueda hablar y generar cambios positivos en su entorno. Para Nancy, el arte es la herramienta de trabajo, pero su invitación es a que cada quien trabaje desde lo suyo a favor del ambiente y la sociedad.

Por ahora, esta artista quiere seguir ayudando a los niños a expresarse por medios artísticos no tradicionales, y educando a la vez en la conservación del ambiente. Así mismo, seguir expresando su visión. Seguirá tratando de abrir espacios y buscando recursos que no sólo se dirijan a la comunidad, sino que también piensen en el artista. Actualmente, los artistas tienen que tocar puertas para gestionarse y trabajar en su creación. Ella es consciente de que tomó el camino más difícil, incluso para un artista, pero no siente que pueda crear arte que no retribuya directamente a la comunidad y el ambiente, que tenga un sentido sólo comercial, decorativo o crítico. El apoyo es poco, pero por medio de la gestión y sobre todo por estar convencida de lo que hace, sigue adelante luchando por lo que cree. Y para eso, cree que lo importante es ser perseverante,  creer en lo que se hace y sobre todo, seguir haciendo lo que la haga feliz.

Para conocer más sobre el trabajo artístico de Nancy, visita el grupo en Facebook del proyecto Mudanza Vital: https://www.facebook.com/groups/325902347487329/

 

Imágenes: Nancy Cortez. Reproducidas bajo autorización.

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario