Revista El Muro

Presentamos “El Camino del Corazón”, un libro de Sophie Rose sobre la consciencia, la paz, el amor y la unidad.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

“El Camino del Corazón” no es un libro para leer con la mente. Por supuesto, la información llegará por la mente, pero va mucho más allá, es un libro que habla a las partes que injustamente olvidamos por darle primacía a la mente, poniéndola al mando de la vida espiritual cuando realmente debería estar a su servicio. El libro fue escrito originalmente en inglés por Sophie Rose y traducido por David González Rubiano, encargado además de la edición, para la editorial Caminos de Conciencia. Cuenta con un total de 155 páginas y el diseño de la portada es de Paula Forero.

El Camino del Corazón es un libro canalizado. Esto quiere decir que fue dictado a Rose, según ella, por las almas mismas de María Magdalena y Jesús, o Yeshúa, como le gusta que le digan. Está compuesto de 36 lecciones. Cada lección cuenta con un apartado con lo dicho por los Maestros y otro con preguntas y comentarios del público. Escrito en un estilo un tanto ceremonial pero no por eso serio o aburrido, es un libro que se deja leer en cuanto a fluidez y lenguaje, pero no a contenido: es confrontador y exigente.

El libro es un reto: busca ayudar en el desarrollo personal a su lector impulsándolo a que se conecte con su naturaleza espiritual. Muestra conclusiones e ideas que a la larga cualquiera que siga un camino espiritual conoce, ideas fuerza que se encuentran en todo manual de espiritualidad y que cualquier persona dedicada a la meditación tiene en su consciencia. Pero se ponen de manera tan distinta que calan hondo en el corazón, que nos hacen recordar que por profundo que sea nuestro trabajo espiritual, debemos ahondar más. Cada capítulo confronta y llega hondo, invita a la reflexión personal, a ver adentro y trabajar. Por eso mismo, puede leerse cada capítulo con días o semanas de diferencia, el tiempo que se necesite para asimilar verdaderamente lo que un par de decenas de líneas dicen. Un libro que demanda esfuerzo espiritual, pero que por eso mismo vale la pena.

Hay muchos libros que aseguran ser canalizados pero que no parecen responder más que a un delirio, ya sea religioso o de ventas. Y muchas de esas canalizaciones dicen simples disparates que nos recuerdan que no se debe creer todo lo que está escrito por ahí. Pero hay algo diferente en este libro, algo que no se siente normal, que no parece permitir que  este libro se categorice entre tanta jeringonza que se encuentra por internet. Tal vez sea la forma en que está escrito o realmente Sophie Rose haya hablado con Yeshúa y María Magdalena, lo cierto es que es un libro que se siente distinto de todo lo que he leído que asegura ser canalizado, al punto que le creo. Es un libro tan sincero que dice “si quieres, no me leas, lo importante es que sigas un camino”, que no asegura tener las respuestas, que no va a iluminar a nadie por el simple hecho de leerlo, sino que pone por completo la carga en hombros del lector y simplemente muestra un camino.

Definitivamente es un libro para quien busca un camino espiritual, pero no para quienes quieren que ese camino espiritual llegue por cómodas cuotas mensuales sin salir de casa ni esforzarse. Por el contrario, es un libro que confronta, que demanda trabajo y que exige que el lector, que no resulta sencillo de leer. No miento al decir que leyendo las 54 páginas que conforman la primera parte tardé semanas, puesto que no se dejan leer como si fuesen cualquier novela o incluso un abstruso tratado filosófico, sino que golpean el ego espiritual y llegan al corazón. Treinta y seis lecciones que pondrán a reflexionar a cualquiera que siga un camino espiritual.

Recomiendo tener este libro. Como buen libro sobre espiritualidad, no es para todo el mundo, particularmente, no es para quienes quieren abordar la vida desde su mente exclusivamente, sino para quienes quieren arriesgarse al camino de la paz, el amor, la unidad y el corazón. Es un libro que confronta, cuestiona, regaña en ocasiones, que exigirá meses de lectura juiciosa y se convertirá en lectura de mesa de noche. Un libro al que si se le toma en serio, logra lo que promete: la reconexión con la naturaleza espiritual, haciendo milagros sin prometerlos y recordando una máxima implícita en la espiritualidad: es uno mismo quien hace el milagro.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario