Revista El Muro

Así pasamos esta increíble noche de rock and roll

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

El pasado 11 de noviembre se celebró la tercera versión de El Rock nos une en Colombia. Como todos los años, El Muro,  medio aliado del festival desde sus inicios, estuvo acompañando esta gran fiesta que se celebra en Colombia y México y que presenta propuestas tanto underground como mainstream en escena, combinando sonidos diversos pero unidos siempre por el rock.

La cita era a las cinco de la tarde en Revolution bar, pero a esa hora, por cuestión de retrasos de vuelos, apenas estaban terminándose las pruebas de sonido y el show realmente no empezó hasta casi las 6:30. Esas cosas siempre pasan, claro,  pero en un cartel tan grande cualquier demora se siente un montón.

A las 6:20 empezó la fiesta con el metal progresivo de Niño Jaguar, el cual recuerda mucho al sonido de Kraken  y que gracias a un muy buen ensamble y un sonido tremendamente potente, prendió la fiesta. Siguió Billy D. una agrupación que navega entre el blues y el rock and roll, de esos power trios que no caben en un escenario promedio por su propuesta escénica llena de energía y las peculiares alteraciones y cambios en sus canciones. El rock para despelucarse cerró la tanda con Euritmia, una muy buena propuesta, potente, robusta, con músicos muy habilidosos que logran composiciones muy elegantes con estructuras interesantes.

Posteriormente llegó una tanda de Ska que abrió con Blam Blam Fever, una propuesta divertida que fusiona cumbias y ska, acompañados de una propuesta escénica divertida. La First Band cerró la tanda con su propuesta estética y escénica que no se queda en el ska reggae sino que resulta propositiva y con fusiones interesantes para el oyente.

Niño Jaguar
Imagen: Andrea Muñoz Photography
Niño Jaguar
Imagen: Andrea Muñoz Photography
Niño Jaguar
Imagen: Andrea Muñoz Photography
Billy D
Imagen: Andrea Muñoz Photography
Euritmia
Imagen: Andrea Muñoz Photography
Euritmia
Imagen: Andrea Muñoz Photography
Euritmia
Imagen: Andrea Muñoz Photography
Blam Blam Fever
Imagen: Andrea Muñoz Photography
Blam Blam Fever
Imagen: Andrea Muñoz Photography
Blam Blam Fever
Imagen: Andrea Muñoz Photography
La first band
Imagen: Andrea Muñoz Photography
D'ius Solis
Imagen: Andrea Muñoz Photography
D'Ius Solis
Imagen: Andrea Muñoz Photography
The Spotglow
Imagen: Andrea Muñoz Photography
The Spotglow
Imagen: Andrea Muñoz Photography
The Spotglow
Imagen: Andrea Muñoz Photography
La Rural
Imagen: Miguel Avilán Fotografía. Reproducida bajo autorización de La Rural
La Rural
Imagen: Miguel Avilán Fotografía. Reproducida bajo autorización de La Rural
La Rural
Imagen: Miguel Avilán Fotografía.Reproducida bajo autorización de La Rural
La Rural
Imagen: Miguel Avilán Fotografía. Reproducida bajo autorización de La Rural
La Tremenda Korte
Imagen: Andrea Muñoz Photography
Kronos
Imagen: Andrea Muñoz Photography
Kronos
Imagen: Andrea Muñoz Photography
Los de Adentro
Imagen: Andrea Muñoz Photography
Los de Adentro
Imagen: Andrea Muñoz Photography
Los de Adentro
Imagen: Andrea Muñoz Photography

El indie rock se tomó la escena para cerrar la fase de propuestas under con D’ius solis. Personalmente, una de mis agrupaciones favoritas en vivo, llenó el escenario  con su rock potente y enérgico, para abrir espacio a The Spotglow, quienes con su propuesta estética y escénica combinada con su sonido enérgico y sensual, entregaron lo mejor de su música. Así terminó la fase “under” del festival ante un público más bien frio.

El humorista Juan Diego Galvis llegó con su buen humor para calentar al público y presentar a la banda anfitriona, La Rural, que mezcló temas de su nuevo trabajo, próximo a ser lanzado, con sus anteriores temas. Siguió La Tremenda Korte, presentados por el humorista Jonathan Gato, uno de mis “estanduperos” favoritos, quien con una mini rutina llena de humor preparó al público para que bailara al son de los 21 años de ska de la Tremenda, que con un show muy poderoso extasió a los asistentes poniéndolos a bailar y agitar sus prendas de cuadros negros y blancos. Kronos bajó el tono del alboroto con un show acústico que con pocos elementos demostró por qué son una de las agrupaciones más importantes en la historia del rock, y  Finalmente, los De Adentro trajeron un show con temas clásicos cuya energía ni la gripa del vocalista pudo apagar.

El lunar  fue el sonido, porque hasta los retrasos se perdonan. Tres agrupaciones tuvieron problemas graves, haciendo que voces e instrumentos se perdieran por completo. Es algo que el espacio debe tener muy en cuenta para futuros eventos, pues grandes fiestas como esta pierden emoción cuando una guitarra no suena, o un vocalista canta para sí mismo porque el público no lo escucha.

Eran casi las 3 de la mañana cuando terminaron los shows. Una noche de rock and roll, amistad, buena música y unión, el recordatorio anual que nos hacen nuestros amigos de La Rural de que el rock nos une, y no sólo a los colombianos, sino que también nos hermana con los mexicanos y con el resto del mundo.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario