Revista El Muro

Te presentamos el primer trabajo de una de las agrupaciones más interesantes de la escena rockera bogotana.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Una de las agrupaciones más interesantes en la escena rock nacional en los últimos años es, sin duda alguna, Tres Cabezas. Así de simple. Llevan algo más de dos años en la escena y aunque su álbum debut , “El Trancón” lleva como un año dando vueltas por ahí, apenas la semana pasada estuvo disponible de manera oficial en todas las plataformas digitales. Para celebrar que por fin hay acceso libre a este álbum, decidí escribir esta pequeña presentación del mismo. Tres Cabezas está conformado por Juan Bohorquez en la guitarra, Daniel Rojas Cataño en la batería y Jorge Cabezas en el bajo. Tres músicos muy jóvenes, pero que tocan como si tuvieran años de experiencia.

 “El Trancón” es un trabajo de once cortes con una duración total de 36:07 grabado en Audiovisión y producido por Juan Carlos “El Chato” Rivas, con la ingeniería de grabación de Francisco “Kiko” Castro. Las composiciones son de Bohórquez con arreglos de la banda, el arte Santiago Ayerbe, el diseño de Alejandra Bonnet y contaron con las voces invitadas de Manuela Orduz, Paula Monsalve y Laura Paz en los coros; y la participación de Diego Gómez en los teclados. La grabación fue hecha en Audiovisión y tardó dos días, mientras que la mezcla demoró seis meses. Y antes de que se note mucho, prefiero anotar que este trabajo me encanta y es uno de los consentidos de mi nunca suficientemente grande anaquel de discos. Igual, voy a ser tan objetivo como pueda.

tranconEl arte del disco es resaltable. Y lo digo porque varias personas han querido escuchar el trabajo sólo con ver la portada. Una caja de cartón sencilla que se abre en tres partes decorada con coloridas imágenes de tonalidades verdes, rojas, naranja, fucsia y azul en lo que parece acuarela guardan un disco decorado con colores similares. El librillo y la carátula evocan a Bogotá, pero no de manera sombría sino luminosa, divertida, con sus buses rojos y azules, payasos, policías y ciclistas. El librillo, además, contiene las letras de las canciones.

En el disco hay de todo. Tres cabezas se precia de sus raíces latinas, del merengue y el chucuchucu decembrino con el que crecieron, pero también se notan influencias como Soda Stereo, el pop latino de Ekhymosis y Juanes en los 90, la música de las 1280 almas, La Derecha, los Aterciopelados… es una interesante mezcla de sonidos clásicos que forman una propuesta que, aunque no suene del todo contemporánea, no le apuesta a lo vintage. Es decir, se siente música sin fórmulas viejas ni nuevas,  sino unas sinceras ganas de hacer lo que les pega en gana con su música. Y lo hacen bien.

El trabajo abre con una melancólica introducción llamada “El Trancón”, para subirle el tono guitarrero con “Corriendo en la ciudad”. Después, una rocanrolera “Rompecabezas” revienta los oídos del oyente y arma la fiesta. “Circo” baja un poco la velocidad pero sube la elegancia de la interpretación con riffs más calmados y tradicionales (el puente es una pequeña muestra de virtuosismo como para quedar boquiabierto).

“Paulatinamente en llamas”, una de las baladas, es particularmente visceral en su interpretación, una canción para cantar a grito herido desde lo más profundo de las entrañas. “Espacio Ideal”, el siguiente tema, es un corte pegadizo, profundo y lento, muy contundente en su guitarra, gran protagonista del tema. La descarga sonora continúa con “Escapar”, un tema con un aire funkero bien interesante, pero que queda apenas insinuado en los  bajos. Sigue “Tempestad”, una canción en la que se siente la pasión de la banda, sobria, profunda y desgarradora tanto en la voz como en las instrumentaciones. Y para cortar la sobriedad y seriedad, llega la divertida y dedicable “Loco de atar”, un tema rocanrolero, un collage de compases, riffs, cambios y sonidos divertidos e interesantes que muestran, tal vez más que cualquier otro tema del disco, la versatilidad musical de la banda.

Para cerrar, de nuevo vienen los sonidos suaves con “Dama Cruel”, un tema con un trabajo instrumental destacable y una letra profunda y desgarradora,  y que en gran medida abre espacio para “Ay mamita”, tal vez la canción que resume mejor el carácter del “Rock Mestizo”, una acertada mezcla de sonidos colombianos con rock que en gran medida muestra a una banda que mezcló lo local con lo internacional, muy por el estilo de La Derecha, Las Almas o Aterciopelados. Un potencial  sencillo que podría reventar la radio y ser una gran carta de presentación de la banda (.

tranconint

Escuchar este trabajo, para mí, es una absoluta delicia. Un power trio con unos bajos muy destacables (Cabezas estuvo nominado como mejor bajista en los premios que entrega una revista en 2015), unas guitarras poderosas, elegantes y pegajosas, y un trabajo de batería que raya en el virtuosismo. El “Rock mestizo”, como denomina la agrupación a su música, tiene sonidos muy interesantes, que llenan los espacios sin importar si se van hacia sonidos pop, funk, rock o andinos. Tres músicos de gran calidad que acompañados de la potente y algo rasgada voz de Bohórquez crean una fórmula mágica que, aunque no siempre evoque a Bogotá, logró lo que en años muchos no alcanzan: encontrar el camino de un sonido propio.

Realmente no tengo muchas críticas negativas: es un trabajo que me gustó muchísimo desde la primera vez que los escuché y que creo que merece los reconocimientos que ha logrado, tal como abrir el último concierto de la gira del trabajo “B” de Diamante Eléctrico (ganador de Grammy Latino). Tal vez sugeriría incluir temáticas diferentes en el contenido más allá de las canciones de amor, los experimento de “Corriendo en la ciudad”, “El Trancón” e incluso “Tempestad” son bien interesantes, mostrando que es una banda con mucho para decir en lo lírico más allá del amorsh. Y tal vez, sin que sea necesario, meterle un poquito de guapacha a algunos temas, aunque eso es algo prescindible: pueden arriesgar un poco más, pero su mezcla es ya bastante buena. Y bueno, no fue chévere la espera para que estuviera en plataformas digitales: el mundo merece escuchar trabajos como este.

Definitivamente, el camino para Tres Cabezas apenas comienza  y hay mucho por crecer en cuanto a lo musical y las composiciones, y esto no lo digo de manera negativa, sino augurando un gran futuro para esta agrupación. Este es un excelente primer disco, que aunque suene amuchas cosas, no suena a nada, que aunque evoque tanto la tradición del chucuchucu y el rock en español de los 90 con el que los músicos crecieron, tiene su  impronta propia que los diferencia de cualquier otra agrupación. “El Trancón” es un gran primer disco que, como me contó Bohórquez en una charla privada, no iba a ser un álbum sino un EP, pero que ante su calidad, “El Chato” les… “sugirió” hacer un álbum de once temas de una vez al pasarles un contrato para un álbum y no para un EP. Dos días grabando, seis meses mezclando y una historia que apenas se empieza a escribir.

Calificación: 4.5

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario