Revista El Muro

 

 

Por: Carlos Barbosa: 

 

Quizás una de los motivos detrás de la homofobia es que amenaza los ideales de hombre y mujer en los cuales muchos creen: hombre fuerte y recio; mujer sutil y delicada. Es aquí donde no puedo dejar de pensar que “salir del armario” no es un asunto exclusivamente LGBT.

¿En qué consiste salir del armario? Según se entiende normalmente, se trata de decirles a los demás que uno es gay, lesbiana o trans (según corresponda) y vivir abiertamente como tal. Pero esa es apenas la superficie. En el fondo, lo primero que debe ocurrir es que la persona se acepte a sí misma, que acepte su sexualidad aunque (quizás) no corresponda con las expectativas de la sociedad. Y bien, ¿qué no esta dentro de las expectativas? Que me atraigan personas de mi mismo sexo, o que me sienta identificado con mi sexo biológico, o que no me sienta ni hombre ni mujer…

Los heterosexuales también deben vivir abiertamente

Pero hay mucho más que potencialmente está por fuera de las expectativas: ser mujer y querer jugar fútbol, evitar el maquillaje o buscar hombres delicados y sutiles; ser hombre y querer trabajar como estilista, danzar ballet, usar maquillaje de algún tipo o buscar mujeres fuertes y recias.  Posibilidades como estas indican que la persona heterosexual también necesitará llegar a ese punto en que deberá ser sincera consigo misma, aceptar su sexualidad aunque no cumpla con las expectativas y vivir abiertamente con eso; en otras palabras, salir del armario.

Imagen central tomada bajo licencia creative commons de http://www.flickr.com/photos/_flood_/3206459897/sizes/o/in/photostream/

Imagen de intorducción tomada bajo licencia creative commons de http://www.flickr.com/photos/_flood_/3206459897/sizes/o/in/photostream/

Carlos Barbosa es un escritor invitado de la revista

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario