Revista El Muro

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

@mauromoreno83

Los elefantes son una de las bandas más reconocidas del Ska colombiano.  Su historia musical comenzó hace más de 18 años y hoy son ya considerados una leyenda del Ska con reconocimiento nacional e internacional. Su estilo está lleno de humor, rebeldía y romanticismo, y cuentan ya en su haber con tres álbumes, llamados “Las Perolas de Motas” (1999), “Chic Taiwan” (2002) y “La chica de las tetas café” (2007). Estos trabajos nos trajeron grandes clásicos de la música underground nacional como “Peche”, “No tomo ron”, “Summertime”, “16 noches” o  “Boca de Caimán”. Sus temáticas son urbanas (muy bogotanas), rebeldes, románticas y humorísticas. Y así, han influenciado a muchas bandas jóvenes de Ska y aparecido en compilaciones mundiales del género.

Actualmente, Los Elefantes preparan su cuarta producción musical, aún sin título, pero que tendrá una fuerte influencia del Ska Jazz. Será un álbum doble con temas instrumentales y covers “elefantizados”, de los quehan dado ya una pequeña probadita al público en sus “ska-jazz sessions”, y del que no adelantaré mucho más, pero que promete bastante. Para ellos, es un disco en el que se nota su madurez musical, su experiencia y solidez como banda, y sobre todo, su buen humor. Es una nueva e interesante perspectiva sobre el ska, el Jazz y sobre ellos mismos como grupo.

Los elefantes nacieron en 1995 cuando las bandas de Hugo Corredor y Pablo Miranda (cada una conformada por dos personas) se unen para tocar Ska, un género que en ese momento poco se movía en el país. Conocer el ritmo les implicó investigar y estudiar los sonidos que luego les darían fama, pues en esa época el ska que sonaba en Colombia se limitaba a algunos trabajos de los Fabulosos Cadillacs. Y así fue que llegaron al Ska Authentic, es decir, ese ritmo jamaiquino de los 50’s y 60’s previo a las mezclas y fusiones. Sin embargo, entre sus influencias hay mezcla  de Jazz, la música balcánica y el reggae. Y así han trabajado durante 18 años, mezclando, arriesgando y creando pero sin traicionar jamás su propuesta original.

elefint1

Los elefantes en el evento “5 pa’a las 12”

Para crear, parten de una idea, ya sea una letra, una melodía, una armonía… cualquier cosa que dé pie para construir a partir de eso. En la construcción de sus canciones y su show se imprime su sello: no les interesa ser comerciales, si eso implica escribir música diseñada para venderse a un público, quieren divertirse y divertir a sus seguidores. Les interesa más mantener su camaradería y espíritu: divertirse, ser chistosos y gozarse cada ensayo y concierto, sin que por eso se pierda el juicio y seriedad de su trabajo. Y eso se nota en lo musical y en lo visual: en cada uno de sus conciertos está el sello especial que los identifica con presentaciones llenas de humor y baile combinados con los impecables vestidos de corbata que los identifican.

Y es así que han logrado conquistar a un gran público que los sigue desde hace casi dos décadas. Hoy, tocan tanto para el joven como para el que ya no lo es tanto, y en su público se pueden encontrar tanto el quinceañero hasta el ejecutivo que a sus quince los escuchó y se pegó a ellos (como yo, sin lo de ejecutivo).  Los fanáticos que llegaron hace décadas aún escuchan y son fieles a esta gran banda, y a ese público se unen las nuevas generaciones que cuando llegan a conocer a esta excelente propuesta musical, se unen a su legión de seguidores.

Podrían, por supuesto, intentar ser una banda de cualquier ritmo que sea más popular, o usar letras menos explícitas… pero eso implicaría dejar de hacer lo que les gusta. A todos los miembros de la banda les gusta el ska y eso  no sólo es lo que los une como grupo de amigos y los lleva a componer cierto tipo de música y no otro, sin que además es lo que les ha dado nombre. Podrían hacer algo diferente, pero eso implicaría perder el espíritu de Los Elefantes y tienen claro que si decidieran hacerlo, si quisieran experimentar con otros ritmos alejados del ska,  sería en otra banda. Y por ese espíritu quieren seguir tocando, componiendo y entregando al público lo mejor  de sí durante los años que alcancen.

elefint2

Los elefantes en un ska jazz session

Por supuesto, han recibido críticas: Hay quienes creen que el ska es una moda, de quienes creen que el ska es un tipo de música limitado a un grupo social o una tribu urbana, y por eso la paquidérmica banda no tenía ni tiene futuro… pero realmente, las críticas han sido en su mayoría positivas. Especialmente ahora, que pueden tener un contacto más directo, cercano e instantáneo con el público por medio de las redes sociales, algo que no existía cuando se reunieron por primera vez en 1995. Eso permite que por medio de Facebook o twitter, la gente pueda darles directamente las gracias y felicitarlos por su show. Es el aprecio y reconocimiento de lo que hacen lo que los lleva a continuar y desear seguir durante muchos años más.

Y esa estampida de elefantes no va a parar, porque para Camilo, Pablo y Hugo (en particular) la vida es como una piscina. Uno no sabe si está caliente o fría, si es honda o no. Pero lo importante es enfrentar el miedo, arriesgarse y lanzarse al agua. Y no rendirse, porque es fácil rendirse. Y tampoco hay que  dejar de andar, porque hay que remar mucho para llegar a otra orilla que tal vez no exista, porque tal vez no hay un logro máximo ni un fin último, sino que la vida es de continuar, de seguir adelante luchando y creando lo que se quiere, sin dejar de gozarse la nadada y mucho menos llegar a perder el humor.

Los dejamos con el video de su canción “16 noches”

Para conocer más de los elefantes, visita sus redes sociales.

Facebook: https://www.facebook.com/pages/Los-Elefantes/44919977068?fref=ts

Twitter: @loselefantes

Fotografías: Introducción y superior: Katherine Santos

Inferior: Mauricio Moreno

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario