Revista El Muro

 Por: Bella Isis

bisis@elmuro.net.co

Al escuchar la palabra “elementos”, el pensamiento inmediatamente se dirige hacia la tierra, el fuego, el aire y el agua, ya que a través de la historia de la humanidad han sido tomadas por la mayoría de las ideologías y filosofías como una simbología de la conexión con la naturaleza, y en ello hay verdad, pues todo hace parte de un todo que llamamos vida. Por ello escribiré de la influencia de los elementos en la masculinidad, pues a través de este recorrido habrá un propósito de conocer y conectar.

 Empezare con el elemento “Tierra”, ella simboliza fertilidad y nutrición, brinda el soporte para poner los pies y caminar.  El hombre aporta  a la tierra semilla que fecunda, labra la tierra para que germine y la cuida para que crezca.  Esta analogía se hace para referenciar la semilla que el hombre vierte (espermatozoide) en la mujer, donde el cuida y protege esa semilla para que crezca sana y la nutra con su amor y entrega.  Esta es la tierra fecundada, porque solo se fecunda en unión con la feminidad.  La tierra, al ser un elemento primario, es la que muestra el nacimiento y su germinación, pues es a través de ella que el hombre abre sus brazos y -en unión única y perfecta con la mujer- cultivan y riegan la tierra.

 Génesis 3,19 dice: Polvo eres y en polvo te convertirás.  Ello nos da a entender que no hay diferencia alguna entre el hombre y la tierra, entre hombre y mujer, pues su esencia es la misma, es decir, al mirarlo a nivel cuántico es energía.  No es la parte material sino la esencia divina que vuelve a su origen para seguir su proceso de evolución. El hombre, al reconocer plenamente la esencia de la tierra, se reconecta con el valor del crecimiento y del amor, que le permitirá crecer en su proceso hacia la evolución de consciencia.

 

masculinidad1

 

 El agua simboliza la limpieza y pureza, es vida y tranquilidad, muestra con su transparencia y fluidez cómo avanzar en la vida.  La conexión con el hombre va hacia aquello que lo mueve en la vida y de la manera en que se permite actuar frente a ella forjando un buen caminar.  Es aquella conexión que le permite al hombre fluir en la vida, cuando encuentra el camino para conectarse con su esencia. Nuestro planeta está lleno de ríos y mares, y así el hombre está lleno de venas (ríos) y arterias (mares) que corren las aguas (sangre) que le permiten vivir, pues a través de ellas corre un elemento esencial (oxigeno) para su propio beneficio, y al ser tratadas con total sabiduría fluirán totalmente de una manera organizada y sabia, y así como la vida. El agua le sirve a la tierra para regarla y quitarle la sed, y así ella germinará de manera óptima y eficaz. 

 La biblia nos habla en varios textos sobre el agua en la que el barro debe ser transformado para convertirse en un ser nuevo, ello quiere decir que el hombre, al reconectarse con sus aguas, podrá germinar y fluir en la vida.  Las aguas del hombre (semen) junto a las aguas de la mujer son magia que al ser fusionadas de modo consciente hacen germinar todo lo que se siembre en la tierra.  El agua, al ser bien utilizada, hace prosperar todo lo que allí se encuentre, por ello el hombre debe cuidar sus aguas ya que ello le permite co-crear un ambiente elevado y de crecimiento. 

 El fuego es la chispa divina. Cuando hablamos de fuego, generalmente pensamos en una hoguera ya que es generalmente lo que se ha mostrado, pero para comprender esto un poco mejor, mencionare varios textos que hacen referencia al fuego:

 Libro del éxodo “…y llegó Moisés al Horeb, la montaña de Dios. El ángel de Dios se le apareció en forma de llama de fuego, en medio de una zarza. Vio que la zarza estaba ardiendo, pero que la zarza no se consumía”. Para la sabiduría indígena el fuego es sagrado porque a través de él se conectan con el gran espíritu.  Para los sufíes el sendero del amor es como un puente de cabellos sobre un abismo de fuego.

 

love02

  

Como vemos, el fuego es para la mayoría de las filosofías e ideologías una manera de expresar la manifestación divina en el hombre, es a través de él que el hombre se comunica con su ser superior, es decir, el hombre se relaciona con el fuego a través de su conexión divina, cuando abre su corazón a la manifestación de lo creado.  Si ello sucede, el hombre deja su instinto animal y se abre a un campo más amplio, el del amor, donde reconocerá dentro de si su valor y admira a la mujer sin competencia, sin separación y mucho menos  egoísmo. La apertura del corazón en el hombre es la apertura hacia el crecimiento espiritual, es decir, la apertura a la evolución de consciencia.

 Por último, tenemos el elemento aire, si lo vemos es un elemento suave pero a la vez es fuerte, es transparente e inodoro, se asocia con la palabra, pues todo lo que de él salga será su realidad.  El hombre por lo general tiene palabras secas y materiales, se refiere a la mujer como un objeto y ello lo lleva a debilitar su masculinidad.  ¿Por qué?  Si el hombre se diera cuenta que es con la mujer que logra su crecimiento espiritual, abriría su palabra a un mejor caminar en donde la sutileza y admiración por ella, dando amor y recibiendo amor, se embarcaría hacia un camino de total crecimiento.  El viento eleva el nivel vibratorio llevando al hombre a ser co-creador.

 Para la sabiduría indígena el viento purifica pero también es la realización de los sueños, lleva los mensajes de los ancestros. El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu (Evangelio de San Juan). Para los sufíes el viento hace bailar por que trae los mensajes del Amor.

 Así, leído cada elemento es importante para el hombre no solo como una alegoría o una definición, sino para que los interiorice y así crezca en espiritualidad y amor.  El hombre, al valorar la tierra, forja el camino del amor, que junto a las aguas fecunda de una manera armónica y sabia, porque a través del viento lleva y recibe la palabra del fuego ardiente palpita dentro de sí.  Será una masculinidad equilibrada, armónica y en total conexión con el Universo.

 Imágenes centrales tomadas bajo licencia Creative commons de

http://es.dreamstime.com/fotograf%C3%ADa-de-archivo-libre-de-regal%C3%ADas-hombre-feliz-joven-cerca-del-mar-image17388447

http://imagenes.skamasle.com/2011/fotos-parejas-enamoradas-momentos-romanticos-amor-amistad-tomados-de-la-mano/

 Bella Isis es una escritora invitada a la revista

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario