Revista El Muro

Te presentamos Elemental, el álbum debut de la agrupación Zyderal.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83


“Elemental” es, con razón, uno de los álbumes más aclamados de 2016 por la prensa nacional e internacional. Es la primera producción de larga duración de Zyderal, un duo compuesto por Camilo “ZIAH” Zúñiga y Delfina Dib, cantante y compositora argentina. Su música evoca a los 90 con sonidos electrónicas acompañadas de la potente voz de Dib.  Zúñiga se encargó del trabajo de producción y mezcla en Zenith Estudios y la Masterización estuvo a cargo de Felipe López en Onda selecta. El resultado es un trabajo de 9 pistas con una duración total de 38:38.

La caja es una interesante obra de arte minimal. Aunque no tenga librillo (amo los librillos), es suficiente al guardar un concepto minimal muy en línea con el concepto de la banda. El diseño es de Zyderal y la fotografía de portada es de Camilo Ponce de León. La fotografía habla de los elementos, sí, pero también de la vida y la muerte, la fuerza, el poder. O al menos de eso me habla a mí. Al abrirse la caja se encuentra una fotografía de la agrupación con ropas que los hacen contrastar y no le da prioridad a ninguno de los dos, mostrando que son un duo, no Dib y un DJ. El disco es blanco, sobrio, elegante, diciendo apenas el nombre de la  agrupación y el trabajo. Y debajo del trabajo, un grito de batalla quer bien puede resumir el contenido del trabajo: “Infinitos todos”.

Hacer música electrónica implica el riesgo de caer en la comodidad y hacer básicamente quice veces la misma pista. Pero ese no es el caso de Zyderal. El beat es animado en todos los cortes, sin por eso convertirlo en única e alegrona: tiene una onda contemplativa, lenta incluso en los cortes más acelerados. Las pistas son muy diferentes entre sí, pero lo interesante es que al organizarlas, se mantiene una lienalidad, una coherencia, un viaje que va llevando por las nueve canciones de manera plácida, amigable, sin choques fuertes que lo hagan sentir desordenado. Un viaje hacia adentro que se expresa, que explota hacia afuera para ser escuchado por el mundo. Todo, acompañado por la voz de Dib, una voz poco común, agreste, agresiva y versatil, que imprime un sello de fuerza y poder que juega a la perfección con las hábiles mezclas de Zúñiga.

El trabajo abre con “Temblor”, lenta, suave, un abrebocas muy atmosférico pero con un sonido poderoso. Sigue con “Único”, que sube un poco la fuerza y la velocidad, un himno a toda regla con complejas e interesantes mezclas acompañadas de una letra que habla tanto de amor, peor de un amor poderoso, no de vícitima. Sigue “Metal”, un tema que suena a dubstep, a pop, a muchas cosas… a Zyderal, a esa marca del grupo y en la que Dib muestra la versatilidad de su garganta. La siguiente canción es “Paso a Paso”, una canción a la vez oscura y alegre a la vez, que coquetea con el hip hop y el dancehall siendo la canción con la que definitvamente se le sube el ritmo al disco. Siguiendo la misma línea dulce en los musical y agresiva en lo vocal, siguen “Invisible”e “Instinto”: duras, fiesteras, poderosas. “Hija del viento” es un himno a un espíritu libre, suave, con toques algo cercanos al pop, pero igualmente llena de potencia. “Verdad” cierra el álbum y abre la puerta con fuerza a lo que vendrá para esta banda, de la tozudes sonora y lirica de eesta gran agrupación.

Lo que más me gustó fueron las letras del álbum, textos alegóricos y conceptuales, pero a la vez tremendamente sdirectos. No sólo por el gran trabajo vocal de Dib, sino por sus contenidos: letras que hablan de poder personal, de libertad, de fuerz. Incluso en las letras de amor se nota eso. Son letras en las que siento la diferencia entre el YOLO y el Carpe Diem: la importancia, la necesidad de vivir el día, explotarlo al máximo, saborearlo y no simplemente de comerse un chocolate de más porque YOLO, que es lo que la sociedad contemporánea enseña a los jóvenes que significa aprovechar la vida. Contenidos que muchas doctrinas espirituales contemporáneas presentan: la intuición, el valor, el movimiento, el cambio, la libertad, el tomar riesgos… el poder del ser y el hacer, la apreciación del presente sobre el que se toma la rienda. O al menos así las interpreto. Y este álbum muestra que no hay que hacer música hippie para poder expresar mensajes como este.

Así mismo, me parece que el trabajo que hace la agrupación con su imagen es de resaltar: no todas las agrupaciones entienden la importancia de tener un concepto que defina su imagen y que esté asociado a su sonido. Zyderal tiene un concepto claro y definido tanto en lo musical como en lo visual, lo mantienen y respetan en su trabajo entendiendo el disco como unidad con y extensión de su música, no un mero soporte. En ese mismo sentido, considero un gran acierto que no se tome como eje central de la imagen a la bellísima Dib, sino que se enfoque en ellos como duo, como agrupación.

Este disco hay que tenerlo. Es un trabajo que incomoda, mueve, sacude, inspira… lo que sea, pero que no deja a su espectador pasivo. Es un trabajo potente, poderoso, seductor que obliga al oyente a prestarle atención por la magnitud de las mezclas y la potencia de la voz de Dib. Sonidos particulares, bien particulares, que sive como abrebocas a un vasto mundo de posibilidades para la música colombiana contemporánea. Y hay que tenerlo en físico, porque este grupo es de los que entiende que un disco no es sólo su música, sino que es también una obra de arte ligada a un sonido. M´´usica para decirnos que somos Infinitos Todos.

Guardar

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario