Revista El Muro

Una corte falló en favor de una orangután, dándole derechos de “persona no humana”.

En los dialectos de Indonesia y Malasia, “Orangután” significa “Persona del bosque”. Pues ahora una corte argentina ha aplicado esta traducción  a una disputa legal que resolvió que Sandra -una orangután de 29 años nacida en cautiverio en Alemania y llevada a Argentina- tenía los derechos de una persona no humana, y en ese sentido, había sido detenida arbitrariamente de la libertad al ser mantenida en cautiverio por el zoológico. Los abogados de la orangután dijeron que esta especie tiene suficientes habilidades cognitivas como para que no sean tratados como objetos. La corte estuvo de acuerdo y Sandra será tratada como una “persona no humana” y llevada a un refugio.

sandraorang

El Zoológico tiene 10 días para apelar. Su director de Biología, Adrián Sestelo, dijo a La Nación que no había ningún maltrato o stress hacia Sandra, pues los orangutanes son calmados y solitarios por naturaleza, y no entender la biología y comportamiento de una especie lleva a cometer errores como en este caso y a humanizar injustificadamente el comportamiento animal

La pregunta que queda es, entonces, ¿dónde se separa la línea entre habilidades cognitivas suficientes e insuficientes? ¿No debería argumentarse en favor de los animales que den muestras de la capacidad de sentir? Sea como sea, es un importante avance en la protección de los derechos de los animales.

Información: Reuters

Imágenes reproducidas desde Peru21.pe y bbc

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario