Revista El Muro

 

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

@mauromoreno83

Los videojuegos son un mercado enorme, básicamente porque es un pequeño espacio donde los adultos podemos ser héroes  o hacer miles de cosas que en nuestra vida ordinaria no podríamos siquiera soñar. Los niños, para eso, tienen imaginación…  y sus propios juegos. Así mismo, los juegos de Rol son practicados por muchísimas personas. Cristian Gómez, un estudiante de la Universidad Militar Nueva Granada, es especialmente fanático del juego Yu Gi Oh!, y por eso decidió crear un juego para una materia llamada “desarrollo de producto” inspirado en ese juego de cartas. Se unió a Santiago Bedoya y decidieron hacer algo que no se haya visto antes, y así nació Enmity

Enmity es un juego de cartas que utiliza realidad aumentada. Avanzaron en la idea y al profesor Cristian Quintero le gustó tanto el proyecto, que lo presentó en el semillero de investigación 3Di y empezaron a trabajar en un proyecto que se convertiría en su tesis de grado, la cual sustentarán en los próximos meses. Actualmente, trabajan sobre el prototipo, pero tras aclarar las cuestiones de derechos de autor, planean comercializarlo cuando se gradúen de su carrera de Ingeniería de Multimedia.

Hacer un videojuego no es sencillo. Primero, debe estudiarse el mercado y entender qué es lo que vincula al jugador con el juego. Luego, se crea la historia, los personajes, la dinámica de juego y se programa cada detalle. Cada paso requiere de muchísimo talento humano y toma buen tiempo para ejecutarse. Ellos se demoraron un semestre entero planeando y planificando cómo se haría el juego, sin revisar un boceto o programar una línea. Después empezó el crecimiento del equipo que ha trabajado por el crédito y para ver crecer el juego abaratándoles muchísimo el costo de lo que hasta el momento han construido.

Enmity se juega con una serie de cartas para dos jugadores ambientada en la disputa entre el cielo y el infierno. Cada equipo tiene creaturas y hechizos, además de “almas”, que son los recursos que permiten ingresar creaturas en el campo,  y Orbs, que son los puntos de vida.  Cada creatura tiene un valor de ataque y defensa, y el jugador ataca con sus creaturas al rival. Para quienes son jóvenes, es parecido a Yu Gi Oh!, para los que estamos más viejitos, es como el Super Triumph. Sin embargo, lo que hace realmente diferente a Enmity, es que es un juego que combina a la virtualidad con lo real: Cada vez que un jugador mueve una carta o realiza un ataque, en la pantalla se visualiza ese movimiento. Así, Enmity integra lo real con lo virtual. Además, no es un juego que aísle a la gente: Es necesariamente para dos personas y no se planea que se pueda jugar contra la máquina, así que no habría jugadores solitarios.

En Colombia no es fácil diseñar videojuegos. No por falta de apoyo, pues el SENA y el MinTIC apoyan la creación de videojuegos y hay talento de sobra. El problema está en que hay poco capital y las pequeñas empresas que quieren surgir, no lo logran porque es imposible competir con los precios de la calle. Cristian y Santiago aseguran haber abandonado la piratería tras conocer la cantidad de trabajo que se requiere, haberse hecho conscientes de que en todo lo digital se invierte muchísima energía, tiempo y dinero en la elaboración de discos, música, películas y Software. Todos hemos pirateado, pero ellos han trabajado con licencias libres, periodos de prueba y licencias de la universidad tras aprender lo mucho que requiere este trabajo. Conocimiento libre quiere decir que si el autor lo quiere dejar para que cualquiera lo use, bienvenido, pero si quiere dinero por su trabajo, es un abuso.

ac004

Santiago y Christian en su stand de SOFA 2013. Fotografía: Mauricio Moreno

Enmity les ha abierto muchas puertas. Primero, llegaron al SOFA 2013, donde contaron con la suerte de tener un punto privilegiado (justo al lado de las invitadas internacionales) que les permitió tener muchísima visibilidad, y que así mismo llegaran personajes de empresas de videojuegos, realidad aumentada y software. Aún no saben si el juego se llegue a comercializar (por motivos de derechos de autor con la universidad), pero su idea puede darles espacio en grandes empresas e incluso podrían trabajar en un juego como este para alguna de esas empresas.

Este es el producto de un sueño. Enmity nació de proyectarse haciendo lo que más les gustaba y mostrarlo a los demás. Hay que buscar los medios y siempre va a haber problemas, pero si no se intenta por miedo, no se logra nada. Es necesario intentar y mostrarle al mundo, porque si no se intenta y se muestra, no se sabe qué se pudo haber logrado y cómo pudo llegar a ser mejor. No hay que quedarse con el miedo. Tal vez, se puedan crear enormes mundos de fantasía con sólo desearlo.

Conoce más en su fanpage de Facebook: https://www.facebook.com/Enmity.CardGame

 

Imágenes Proveídas por el equipo de Enmity y reproducidas bajo autorización.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario