Revista El Muro

Se lo merece y bien merecido

Un inconsciente dejó su automóvil en el parqueadero para discapacitados (seguramente fue a comprar galletas o cigarrillos) en el centro de Maringá, Brasil. Lo que este hombre no esperqaba es que alguien lo castigara de manera muy creativa y cubriera su automóvil de papelitos adhesivos azules y blancos. La imagen resultante es el símbolo universal de la discapacidad. Lleno de rabia, el hombre intentó limpiar su parabrisas, pero no se daba cuenta de lo mal que lo estaba haciendo… y por eso lo tenía que volver a hacer. Cada arranque de furia solamente alimentaba a la masa que, entre aplausos, lo veía hacer el ridículo.

carrihp

fuente: youtube

Aunque un policía pasó por allí, pàrecía más interesado en tomarle las placas que en ayudarlo. Y  después de muchas iracundas sacudidas de papelitos del parabrisas y del vidrio  lateral, el hombre por fin pudo irse con chirriada de llantas y todo, mientras los transeúntes reían. Disfruten del video.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario