Revista El Muro

 

Por: Catherine Camacho

@ktapas07

Son quince años desde que los hermanos David y José empezaron un proyecto al que llamaron “Estopa”, rumba flamenca impregnada de Rock y a la que luego se añadiría la cumbia para formar la “Rumbia”. Quince años borrosos por el tiempo transcurrido y la bebida, pero satisfactorios por todo lo que han logrado. Esos muchachos que antes jugaban a ser Oliver Atton y Benji Price, los “Supercampeones”, y que ahora llenan estadios y son seguidos por los “estoperos” alrededor del mundo. Esos hermanos que eran trabajadores de la Seat  y hoy son reconocidos artistas que no extrañan para nada madrugar a las cinco a trabajar en la ensambladora, aunque los medios los hagamos madrugar justo ellos, que se consideran profesionales en dormir….

Mezclar Rumba y Cumbia suena a raro, pero al parecer la rumbia les ha gustado mucho, y una grata impresión se llevaron cuando escucharon el resultado final, además el tinte de rock que no puede faltar en su material les dio una nueva mezcla que quieren adoptar en próximos trabajos, así que no desesperen que probablemente esta rumbia no sólo la veamos en su Gira “A Solas”, sino también en sus siguientes producciones.

Este nuevo género es el espíritu de su trabajo “Esto es Estopa” en el que conmemoraron sus quince años. Se dieron el lujo de trabajar al lado de figuras como Vicentico, Lila Downs y Celso Piña, quien le puso el sabor de la cumbia a la Raja de Tu Falda. Pero no es raro que tengan grandes colaboraciones, cuando celebraron sus diez años, tocaron junto a Ana Belén, Joaquin Sabina, El Bicho, Rosendo, Rosario, Chambao entre otros. Sin embargo, les gustaría tocar con “el Robe”, Roberto Iniesta Ojea de Extremoduro. La verdad es que no se atreven a hablarle al Robe sobre alguna colaboración debido a la admiración y el respeto, que los priva de tocarle el tema, quizá con el tiempo se les vaya la vergüenza, ya que David tuvo la oportunidad de conocerlo e intercambiar unas palabras con él, por el contrario Jose no pudo asistir a la cita por cuestiones paternales; probablemente más adelante nos llevemos una sorpresa y se mezclen los vientos de tormenta con un tango suicida…

4

Y han tenido una relación con Colombia  más cercana de lo que se podría pensar siendo su primera visita: no sólo no imaginaban que la gente los reconociera en las calles, además después de quince años ya consideraban justo con quienes los han seguido en su carrera y es una perfecta ocasión para dar a conocer su arte a quienes no los han escuchado. David afirma que fue bueno hacer esperar, ya que si hubiesen venido más seguido, probablemente a la gente ya ni les importaría que nos visitaran. De hecho, no vinieron a tocar para un público muy amplio, sino apenas en un showcase (en el que nos colamos).

 Pero más allá de eso, son fanáticos declarados de un inesperado arte que se hace en el país: admiran a Nairo Quintana, Fabio Parra y Lucho Herrera, los artistas de la montaña. Los hermanos Muñoz son admiradores declarados del ciclismo colombiano y entre risas afirman que ellos comprenden que la razón por la cual estos ciclistas son excelentes deportistas se debe a la altura , ya que al parecer en su estadía en Bogotá se cansaban un poco rápido. Hasta me confesaron que se sienten orgullosos por saber de ciclismo colombiano tanto como saben de fútbol español.   Y quieren volver… o mejor, van a volver, muy pronto y a tres ciudades. Pero de eso no puedo  hablarles aún (me pueden odiar si quieren).

A los Estopa no les preocupa el futuro de su carrera. Superan los obstáculos que se presentan conscientes de que a la larga, siempre se encuentran preparados para el fracaso, pues cuando la gente deje de gustar de sus canciones, también saben descargar camiones, así que están preparados para cambiar de trabajo: el fracaso será cuando les deje de gustar lo que hacen, sus composiciones, es decir que desde que les guste a ellos, seguirán haciendo música. Esa música que han hecho sin  miedos, perezas, vergüenzas o prejuicios, sin tener miedo a lo que se piensa, confiando en ellos mismos,  sin creerse demasiado los elogios ni las críticas malas ni intentando gustarle a todo el mundo. Y siempre con esa enorme sencillez y calidez que desde siempre han admirado quienes los han conocido a través de su carrera.

Agradecimientos especiales a Mauricio Moreno, a la Productora Panorama 180 Studios por el material audiovisual en el cubrimiento de esta entrevista, a Karen Sastoque de La Pinacoteca, a César Rivera de Sony Colombia, a Tito Heredia de Heredia Producciones y Mannager de estos hermanos y por supuesto a David y Jose Muñoz de Estopa por el tiempo dedicado. 

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario