Revista El Muro

 

Por. Catherine Camacho

@ktapas07

Una guitarra y dos voces se necesitaron para el showcase de Estopa que se llevó a cabo en Casino Crown al norte de la ciudad de Bogotá. Un antro de perdición, vicio y perversión como lo afirmó el mayor de los Muñoz fue el escenario donde por primera vez tocaron las tablas en el país del sagrado corazón.

Este exclusivo evento que comenzó alrededor de las 8 de la noche fue el abre bocas de lo que será el concierto de este dúo español a mediados de octubre en Colombia; se encontraban en su gira promocional de su última producción “Esto Es Estopa”, ya que en quince años de trayectoria artística no habían tenido oportunidad de venir.

 

2

 

Con un poco de rock y rumba flamenca, características en la música de estos hermanos, alegraron la noche de quienes pudieron asistir, sólo medios de comunicación y algunos estoperos fueron testigos de este acústico que no sólo estaba cargado de música, también algo de telepatía, aunque debo decir que como magos son excelentes músicos porque eso de imitar a David Copperfield no les sale muy bien; de igual manera amenizaron la noche con un par de sátiras y chistes algo malos; pero la complicidad que existe en ellos se vio reflejada en sus intervenciones entre canción y canción porque mientras Jose afina la guitarra, David tiene todo un repertorio que aunque no tenga mucho sentido (por ejemplo, hablar del tercer ojo en un concierto) enserio entretiene a la gente.

Algo que les parece absurdo es cantar con playback y estuve ahí para presenciar que aunque David se encontraba enfermo salió al escenario y durante la presentación no se quejó un solo instante y como ellos mismos dijeron esa noche el fallar humaniza, fue por esto que admitieron que aunque Tito su mánager les diga que ensayen no es que hagan mucho caso que digamos, ya que la mejor arma es “mi hermano y la guitarra” refiriéndose a Jose.Y así transcurrió la noche, las improvisaciones de David y sus ocurrencias con la burundanga, los canapés, las tapas españolas y la cerveza sin alcohol (aunque como decían ellos, eso de sin alcohol es un decir), no se hicieron esperar.

 

 

Cantaron nuevas y viejas canciones, de las más conocidas como Tu Calorro y Vino Tinto, otras no tanto como Mi Primera Cana (y no, no es la de Diomedes, es la que cantaban a Sabina y a Pancho Varona, sí esa misma)… Ya No Me Acuerdo, fue una de las canciones esperadas en la noche, ya que esta es cantada por el menor de los hermanos, cuenta la historia de esa pérdida de memoria cuando los recuerdos se hacen cada vez más borrosos y no recordamos si sus ojos eran marrones o negros… Cerraron con broche de oro como dicen por ahí con Como Camarón rompiendo las entrañas de los asistentes con su ritmo y trepando como arañas esa tarima de luces amarillas y azules que quedó adornada con tintes de rock y rumba flamenca.

Muy agradecidos con Colombia, unas cálidas palabras donde describieron lo que fue el haber visitado este país, pues no creían que tanta gente los reconociera en las calles y la hospitalidad de muchos los hicieron sentir como en casa (aunque siempre pensamos que los artistas dicen lo mismo en cada país al que van). Seguramente, nuestro calor de patria los hizo sentir así.

 

Agradecimiento especial a Cesar Rivera de Sony Music por su enorme colaboración para la elaboración de este documento, y a los Estopa por el tiempo.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario