Revista El Muro

 

 Por: ¡Eso Le Digo!

Hay tres cosas que le duelen en el alma a un hombre.

Que se le muera la mamá.

Que lo deje su pareja.

Agregar un contacto femenino a Facebook y que resulte ser masculino.

Siendo esta última experiencia la más terrible de las tres.

Por mi naturaleza masculina no puedo ver imágenes de mujeres con mucho pecho o cola en Facebook (la verdad no puedo ni ver que una mujer tenga pecho y cola) porque inmediatamente le quiero mandar la invitación, mandarle un saludo,  mandarle un toque, mejor dicho mandársela de cualquier manera.

En Facebook  es normal encontrar esos perfiles de mujeres provocativas, y es ahí cuando me hago esta pregunta

-¿Será que les mando la invitación?

E inmediata y mentalmente me respondo.

Pues, sí, quién quita y me paren bolas.

Nota: Si tiene que repetirse mentalmente la frase, “QUIEN QUITA” como método para animarse,  quiere decir que es feo y tiene más gracia una alocución presidencial que usted y se escuda en sucesos paranormales como la fe, la suerte y los cambios de parecer de las mujeres.

Escribo todo esto porque le cogí fastidio a una parte del face que dice: personas que quizá conozcas, para los que no la han visto, se encuentra en la parte derecha de la pantalla y muestra perfiles de personas que quizá uno conozca, pero muchas veces salen coincidencias con personas que uno sabe que en la vida se va a cruzar y mucho menos va a tener amigos en común, o cómo se explica usted que me salga, quizá conozca a Lady Gaga. Tanto así que me pregunto, ¿será que somos familia? ¿Será que yo la vi y no me acuerdo y por eso me mando la sugerencia? ¿Eso a lo mejor es sobrina de alguna de mis tías? ¿Será que me estoy vistiendo tan mal y por eso el Facebook nos relaciona?

Ese es el primer problema, el segundo es que ese grupo de personas que quizá conozcas está conformado en su mayoría por chicas de esas que uno dice, uuuuy, quién quita.

Y seamos honestos, pero cierto que ese, “quizá conozcas” suena a: ¿Quizá me las pueda comer?. Yo confieso que cada que tengo la oportunidad abro ese pedacito del face y repito los siguientes pasos: click en el nombre, ubicar fotos, abrir álbumes, stalkear las fotos, mandar invitación y pensar, quién quita.

 

Mi criterio para agregar (a las mujeres de la zona del quizá) es muy simple: tiene cara de que le gusta o no tiene cara de que le gusta. Hasta el momento todas han quedado adentro de mi criterio, yo creo que les gusta. Aunque la otra vez me di “garra” y agregué a cuanta “tripona” se me atravesó por ese quizá y me pasó algo que no se lo deseo a un hombre entre los 16 y los 40 años, ser sancionado por facebook. Eso no tiene presentación, es mejor decir que uno tomó fotos de culos de hombres en tanga en la marcha del orgullo gay, antes de decir que por arrecho el señor Zuckerberg lo declaró peligroso para la comunidad.

Todo esto para contarles que hace 15 días fui víctima de un perfil femenino salido de la sección del quizá, agregue dicho perfil basándome en mi filosofía del quién quita. A los 30 segundos de haberle enviado la invitación, recibí la notificación que indicaba que semejante “hembrota” y yo, ya éramos amiguis. Obviamente no perdí el tiempo y le salude de manera formal, aunque al ver la foto busque la manera rápida de acceder a otras más atrevidas y se me ocurrió decirle que era diseñador de páginas web, que necesitaba dos fotos sin mucha ropa para la portada de mi sitio de citas online, me sorprendió que la fulana aceptara y me pusiera dos imágenes en donde se le veían las tetas a full color, eso me hizo pensar que yo le  gustaba, me envidee, nos dimos el teléfono,  pensé que podríamos ser algo más que amigos virtuales, me encapriche tan rápido que durante varios días me repetía las fotos, y ese fue el problema, pues una de las imágenes estaba marcada con un nombre que no era el de ella, Giselle Avendaño, mientras que ella se hacía llamar Nanita Berrio.

No me quedé con la duda e investigue sobre la tal Giselle, descubriendo que tenía nobles títulos  como: Play Boy Colombia, Miss Tanga Santander, Miss Tanga Colombia, modelo y empresaria, me sentí orgulloso al pensar que una mujer así se había fijado en mi, pero ni esa broma logró que no  descargara mi rabia contra ese perfil falso, una vieja así qué se va a fijar en mi, aunque, quién quita. Lo que si es cierto es que llame al número que me había dado y oh sorpresa, me contesta una voz ronca diciendo: Papi, pensé que no me ibas a llamar.

El link que les deje arriba corresponde al perfil falso, a Nanita Berrio o mejor a, Nanito Berrio. Me parece que es pertinente dejarles los links en donde pueden encontrar imágenes de la original y sensual Giselle Avendaño, que con tantos títulos no me explico por qué no fue nominada al gran Colombiano.

http://www.youtube.com/watch?v=_jp3PeZT1Q4 y http://www.thecolombianmodels.com/

 

 

Imagen central tomada bajo licencia creative commons de

http://www.inc.com/uploaded_files/image/02012012_facebook-pano_13724.jpg

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario