Revista El Muro

 

Por: Bibiana Rueda

www.conexionholistica.com

 

“No se puede edificar una sana sociedad

sobre la base del desprecio a la espiritualidad femenina

y a su sutil inteligencia.”

Alejandro Jodorowsky

 

El concepto de lo femenino ha sido en muchas situaciones malogrado o malentendido en nuestra sociedad: a veces usamos expresiones como “que mujercita” o “que niña” para ofender y vituperear. Crecimos en una sociedad donde de frente se pormenoriza, juzga y critica lo femenino, se potencia el machismo y se desconoce la importancia del ser femenino, de la energía femenina y de todo lo que esta representa, donde se da mucha importancia al hacer y al tener y poca al ser.

 Lo femenino es lo relacionado  con  la intución, las habilidades sociales, el fluir desde el ser y menos desde la mente. Y lo masculino o energía masculina esta relacionado con el hacer, la toma de decisiones y el tener, estas energías son dos aspectos del Uno. Por lo tanto ellas realmente no son opuestas o dualísticas, ellas son uno: son dos caras de una energía.

 

El empoderamiento de lo femenino

 Empoderar la feminidad es empezar a  darle su lugar a nuestra propia naturaleza, empezando por reconocer la vagina y nuestros organos sexuales como un centro sagrado de poder y de creación, desmitificandola de concepciones negativas o dicotomías nocivas (lo virtuoso-lo sucio); entrar en consciencia de nuestro ser cíclico y amarlo sin ego, cerrando espacio al juicio y a la crítica. Reconocer nuestras habilidades y empoderar lo femenino implica un orgullo desde el ser y no desde el ego de la feminidad, entrar en contacto con la intuición. Permitirnos fluir mas y planear menos, permitirnos acercarnos a las señales que el universo nos envía despertando la sabiduria de nuestra naturaleza, del ser esencial.

 

femenino1

Empoderar la feminidad es empezar a  darle su lugar a nuestra propia naturaleza

Imágenes proveídas por la autora

 

Cuando hablamos de empoderar la feminidad no hablamos necesariamente de las mujeres, todos los seres humanos somos integrales, ya lo explica  la medicina tradicional china, somos seres integrales en los que fluyen dos energías, la energía femenina ying y la energía masculina, yang. La idea es permitirnos empoderar la energía femenina -incluso los hombres- y conectarnos con nuestro centro vivo y creador; reconocer la hermosa dualidad integrativa que poseemos y abrirle la puerta a la intuición.

Permitiamos que los cambios nos abracen, demos paso a una transformación de las concepciones obsoletas e ideas limitantes alrededor de lo fememnino, permitámonos la reinvención de creencias con el propósito de oxigenar la maravillosa integralidad que somos. 

 

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario