Revista El Muro

 

Aunque tal vez para algunas carreras pueda resultar útil mostrar partes íntimas en el currículo, tales como en la carrera de una estrella porno, por lo general no es nunca una buena idea enviar una fotografía del miembro adjunta a la hoja de vida. Un hombre envió a una bolsa de empleo en Texas una fotografía de su miembro adjunto a una hoja de vida completamente normal.

La cosa se torna más complicada cuando la empleada que recibió la hoja de vida llamó de inmediato a la policía, pues es una forma de “exhibición obscena  y distribución”, según el Dallas Observer.

Aunque el hombre pudo haber errado el archivo y hacerlo sin intención alguna, lo que resulta claro es que el hombre no conseguirá trabajo.

Información via Dallas Observer.

Imagen vía http://www.principalspage.com/

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario