Revista El Muro

Una familia fue tomada como rehén por su gato

 

Reporta Happyplace.com que una pareja en Protland reprendió a Lux, su gato Himalaya de 22 libras (10 kilos aproximadamente) después de que mordiera a su pequeño bebé de apenas meses de edad. Lee Palmer maltrató al gato para castigarlo dándole una patada (eso es muy mal karma) y la reacción del minino fue tan agresiva, que los arrinconó y obligó a encerrarse en un cuarto a Palmer, su hijo, su esposa  Teresa Barker y al perro de la familia, que prefirió reservar su nombre para proteger su identidad por vergüenza al no enfrentar al gato. La familia tuvo que llamar a la policía, pues el gato bufaba y arañaba cada vez que intentaban salir del cuarto.

Este es Lux, el gato malo. Se ve tierno, pero con seguridad trama algo.

Imagen: Lee Palmer para AP, via The Huffington Post

Cuando las fuerzas del orden llegaron, encontraron al gato encima de la nevera apoyados por un valiente perro que le gruñó, lo asustó y ya: Lo metieron en una cajita y listo, arreglado el problema. A pesar del miedo e intenso dolor de Palmer y su familia, no desean sacar a la calle al gato, según dijeron al Huffpost. Van a ponerlo en médicos y psicólogos para que lo ayuden a sobrellevar sus traumas de infancia (como por ejemplo, haber sido pateado, eso traumatiza) y sea de nuevo un gato socialmente estable. Es lo menos

Fuente: Happyplace.com y Huffington Post

Imagen: Huffington Post

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario