Revista El Muro

El proyecto Nourished busca alimentar sin la responsabilidad de las calorías.

El proyecto “Nourished”  busca crear una “experiencia gastronómica de realidad virtual”. Esto quiere decir que quieren que las personas puedan comer gelatina mientras creen que están comiendo manjares. Por medio de simuladores de aroma, gelatinas y simuladores de realidad virtual, la comida será reemplazada por estas gelatinas nutritivas cuya textura y sabor reemplazará al de la carne. Por otra parte, unas gafas se encargarán de la imagen mientras que un dispositivo generará los olores asociados al alimento para engañar al cerebro.

Ya que estamos comiendo comida virtual,por qué no cenar en Marte?

Ya que estamos comiendo comida virtual,por qué no cenar en Marte?

El comensal creerá que está degustando platos como Sushi o filetes, cuando lo que realmente está ingiriendo son substitutos de comida bajos en calorías. La idea es que quienes tengan que llevar una determinada dieta sin algunos componentes, quieran bajar de peso o tengan alergia a algún alimento puedan disfrutarlo. La idea de la experiencia gastronómica es que incluso se pueda elegir el ambiente en el que se disfrutarán los alimentos virtuales.

"Sushi","filete" y "postere". Imagen: Project Nourished

“Sushi”,”filete” y “postere”. Imagen: Project Nourished

Pero salvadas las excepciones de los casos médicos cabe la pregunta, ¿no resulta en una manera de evadir las responsabilidades que se tienen? A la larga el producto se anuncia como una forma de “comer sin preocuparse por el consumo de calorías ni otros problemas de salud”, haciendo más relevante no el sobrepeso o la dieta, sino el engordarse. O tal vez, sea el primer escenario de un apocalíptico mundo prometido por los teóricos de la conspiración en la que los pobres comerán gelatinas nutritivas y los ricos tendrán acceso a los alimentos de verdad. Sea como sea, no es bonito.
Odio cuando los teóricos de la conspiración tienen razón.

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario