Revista El Muro

Te presentamos la primera película de la saga de Peter Quill, y la décima del universo Marvel

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

@mauromoreno83

El universo cinemático de Marvel, en su segunda fase (que empezó con Iron Man 3 y acabará el próximo año con Avengers: Age of Ultron) recién lanzó su más reciente película, la no tan esperada “Guardianes de la Galaxia”. Y no es tan esperada porque la mayoría nos enamoramos de Iron Man, nos aguantamos los dilemas morales del Capitán América y fuimos a ver gente bonita en Thor… Pero nadie sabe quién es Star Lord, el foragido legendario (chiste que entenderán cuando vean la película). Ya en serio, todas las otras películas tienen héroes más o menos conocidos (estos en particular son los 3 grandes del equipo de Los Vengadores), mientras que a los Guardianes de la Galaxia pocos los conocen. Y cuando uno mira el poster y ve a un enmascarado, una señora verde, un camaján gris, un hámster y un arbolito parlante, no dan ganas de verla. Los únicos personajes conocidos son los Chitauri (los extraterrestres que invaden la tierra en Averngers), Thanos (el titán loco que sale al final de Avengers) y el coleccionista (al que le dejan a guardar el Éter al final de Thor 2). Pero más allá de cameos y breves apariciones (por supuesto, aparece Stan Lee), no hay mucho más familiar, e incluso los conocidos tampoco son gran cosa.

Pero “Guardianes” es, tal vez, una de las mejores películas del universo Marvel. Una historia sencilla y salpicada por las de Los Vengadores, pero con personajes increíblemente divertidos y carismáticos que por demás no son héroes sino granujas del montón, por lo que de ellos no se espera heroísmo, lo que hace más valiosos sus actos. Personajes que el libreto tiene que construir y unir como más que héroes que salvan al mundo, para hacerlos granujas que salvan la galaxia. Es un esfuerzo que los Avengers no tienen que hacer ya, pues partían de personajes ya construidos, y es un esfuerzo muy bien logrado para crear una película que engancha al público aunque conozca o no de antemano la historia de los personajes.

guardtop

La historia comienza cuando un pequeño, Peter Quill (Chris Pratt), es secuestrado de la tierra en los años ochenta. Veinte años después, es un “legendario” ladrón que resulta robándose el Orbe, una esfera que nadie sabe exactamente qué hace, pero que es poderosísima. Al intentarla vender, es atacado por Gamora (la señora verde, interpretada por Zoe Saldanha), Rocket Racoon (el mapache cuya voz es de Bradley Cooper) y Groot (el árbol cuay voz es la de Vin Disel). Juntos son capturados y llevados a prisión, donde conocen a Drax, el Destructor, con quien se escapan para acabar huyendo de la ley y de Ronan el Acusador, el malo de la película, que quiere destruir un planeta entero para vengar la muerte de su padre y su abuelo, y piensa usar el Orbe para eso. Pero el Orbe es mucho más que un arma, es uno de los poderes elementales del universo (junto al Éter y el Teseracto)…

La historia es impecable y está repleta de humor. Más que en cualquiera de las otras, en “Guardianes” el espectador puede reírse casi que como si fuese una película de comedia. Los personajes son carismáticos, están bien construidos y es imposible no enamorarse de Groot,  personaje digital cuya voz fue doblada en 6 idiomas distintos (incluyendo el español latino) por Vin Diesel. Tiene muy buenas dosis de acción, drama y humor como para garantizar dos horas de diversión. Las actuaciones son buenas (incluso la de Vin Diesel, a pesar de sólo poner la voz), la banda sonora es muy divertida y el trabajo con los efectos especiales es sencillamente impecable (nótese que dos de los personajes centrales son digitales, y si uno se come el cuento cree en efecto que el arbolito y el mapache están ahí). No se limita a las patadas y los tiros, sino que elabora una historia de amistad entre cinco bandidos egoístas que no tienen mayor finalidad común como equipo, pero terminan convirtiéndose en el equipo que salva la galaxia del extremismo religioso y político algunos de los Kree (¡momento!) y el hambre de poder de Thanos.

Yo Soy Groot

Lo que me parece interesante de esta película es que logra ser un filme de la saga del universo Marvel y tener sus cercanías con los Vengadores, (y en ese sentido estar articulada con la misma), pero sin necesidad de pegarse a la historia de Stark y compañía ni depender de ella, sino sumándose y uniendo personajes para crear un verdadero universo de héroes. Es una película que vale la pena ver no sólo para seguir con la trama cada vez más compleja del universo Marvel, sino también para divertirse un buen rato con una película mucho más entretenida y elaborada de lo que podría parecer a simple vista y que representó un esfuerzo mayor de producción, pues a la vez que debían satisfacer un estándar de calidad alto, tenían que empezar de poco más que cero.

Pata: La escena de post créditos… Bueno, a pesar de devolvernos la esperanza frente al destino de los perritos en el programa espacial, no dice mucho. Nos presenta a Howard el Pato, a quien tal vez recuerden por una película ochentera del mismo nombre. No sé si eso sea información útil para una próxima película del universo Marvel, o simplemente esté allí entre toda la memorabilia vintage de la película para recordarnos a un personaje que a todos nos suena cuando lo vemos, pero que realmente nadie identifica a la primera. Amanecerá y veremos. Si quieren véanla, aunque no de información nueva, es divertida.

Segunda pata: lo de “yo soy Groot” va a ser más difícil de superar que lo del gol de Yepes.

Tercera pata: no entiendo cómo es que Marvel no vio que tenía el mejor objeto de márquetin de la historia en sus manos y que se hubiesen hecho más ultramillonarios si lo hubiesen explotado, además de hacernos a todos felices. Exigimos un Groot Bailarín en una materita que valga menos de 10 dólares, y lo exigimos ahora mismo.

Imágenes: Página oficial de Marvel

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario