Revista El Muro

 

Por: Alvaro Vanegas

@alvaroescribe

En ésta época de tantas superproducciones, de Capitán América y películas por el estilo, siempre será de agradecer que aquellos a los que nos gusta el terror, y que generalmente tenemos que conformarnos con películas mal hechas e inverosímiles por donde se les mire, podamos disfrutar de una buena historia.

Heredero del Diablo, que, entre otras cosas, es escrita por Lindsay Devin, sí, una mujer, es eso, una buena historia. No voy a decir que innova en cuanto a narrativa o técnica, porque está lejos de eso, de hecho, desde Holocausto Canibal , cada tanto llega a cartelera  la técnica del falso documental, mucho más desde el éxito arrollador de películas como El Proyecto de la Bruja de Blair  o Actividad Paranormal, pero, con todo, la película está bien contada.

La historia es muy parecida a la del clásico El Bebé de Rosemary, es casi como si hubieran tomado esa historia y la hubieran “volteado”,  con la diferencia de que Polansky, en su momento,  optó por una narrativa sosegada, tal vez por las exigencias de la época. Algo que explica que Heredero del Diablo tenga el ritmo que tiene, ya que es harto conocido que esta época requiere de “velocidad”, si no quieres aburrir a tu público.

 

hdeld

 

 

A diferencia de otras películas de su género y estilo, este filme no se limita a un punto de vista, —generalmente el de algún personaje que, por alguna razón, decide grabar todo cuanto ocurra, sin importarle si tiene enfrente un demonio asesino, o un monstruo gigante con más dientes que cerebro—. No, esta lo que hace es echar mano de todas las cámaras disponibles, incluyendo una cámara de seguridad de un supermercado. Esta especie de narrador omnisciente, una pequeña licencia narrativa, termina aportando de manera considerable al ritmo de la historia e incluso nos brinda la oportunidad de gozar una que otra imagen bastante perturbadora.

Otro punto a favor es que la película, excepto por un par de momentos al inicio, cuando aún no ha pasado nada, no recurre al susto fácil, es decir, el típico plano con algún sonido fuerte, en el que aparece de improviso algo o alguien. Lo que hace es crear una tensión que va in crescendo  y que te envuelve sin que lo notes, hasta llegar al clímax, que, debo decir, es un poco aparatoso, pero por otro lado, era lo que estaba esperando.

No obstante, no es una película perfecta y debo confesar que me resultó un poco predecible, pero nada como para desistir de verla, al contrario, si te gusta el terror, te la recomiendo. No te vas a morir del susto, pero es muy probable que pases un buen rato.

PD: Zoom a la secuencia de los tres adolescentes en un bosque, algo así como un interludio. Muy, pero muy bien lograda.

 

IMAGEN TOMADA DE http://www.aztecanoticias.com.mx/notas/entretenimiento/180363/el-heredero-del-diablo-llegara-a-cines-del-pais

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario