Revista El Muro

El engaño detrás de las patinetas de Volver al Futuro

 

Para quienes crecimos en los años ochenta, la película “Volver al futuro 2” ha traído una decepción tras otra: los automóviles no vuelan, los tenis no se amarran solos, las chaquetas no se ajustan a la medida de quien las usa y en definitiva no usaremos cilindros plateados como sombrero. Aunque las videollamadas existan y estemos ya muy por encima del Fax, a medida que se acerca el 21 de octubre de 2015 se nos rompe más y más el corazón al ver que el futuro que nos prometieron jamás llegó. Pero una de las cosas que más deseamos, al parecer, podría llegar a finales de este año: las patinetas voladoras. O al menos eso aseguró la compañía HUVr Tech en un par de videos y su página web, viralizando y llenando de esperanza al Marty McFly que llevamos dentro.

Según reporta The Verge, HUVr Tech aseguraba ser una empresa por físicos de MIT que lograron solucionar la incógnita de la antigravedad aplicada a las patinetas. La presentación, hecha pública el 3 de marzo, contó con la participación del renombrado skater Tony Hawk, Moby y el mismísimo Crhistopher Lloyd, mejor conocido como el “Doc” Emmet Brown. En la página web del producto hay un contador como el del Delorian que señala diciembre de este año, anunciando que para navidad llegaría un producto de precio no muy elevado que nos daría alegría y la sensación de que el futuro sí se cumplió. Veneía en rosado (réplica del que aparece en la película) y en gris metálico, la versión para adultos.

Pero el mundo entero empezó a dudar del producto, a pesar de que la página de Facebook de HUVr  asegure lo contrario. Por una parte, dicen que se le ven los cables (acá no los vimos), pero hay pruebas más serias de que la patineta tal vez fuese una broma o una forma de publicidad para una nueva película o cualquier cosa diferente de una patineta voladora. Por una parte, uno de los investigadores ha sido identificado como el actor Nelson Cheng. Pero aún más, el portafolio de la diseñadora Lauren Beidenharn (que luego fue editado) aseguraba haber trabajado en los trajes usados en las pruebas para la página web de videos de broma Funny or Die, con quienes Cheng había trabajado en el pasado.

Pero al final, Funny or Die aceptó que había producido el video y era una enorme broma. No dijeron por qué la hicieron, pero sí que regalarían la tabla a un fan de su página de Facebook al azar. Y así, nuestro Marty McFly interno tiene el corazón roto una vez más.

Información: The Verge

Imagen y video: HUVr

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

2 están hablando de esto¿quieres decir algo al respecto?

Deja un comentario